Comer

Cómo preparar queso Paipa asado con mazorca desgranada confitada en mantequilla

La receta de esta semana va en honor de la mazorca desgranada con queso que es tan popular en la costa Caribe, especialmente en Barranquilla.

Gustavo Torrijos - El Espectador

Hace días estoy enamorado de un queso Paipa que me traen de Sotaquirá, donde lo elaboran artesanalmente y con la mejor leche de la zona. Este queso, que goza de denominación de origen, es sabroso, con buen contenido de grasa y una acidez muy característica. Gracias a sus cualidades se puede preparar de mil maneras. En mi restaurante lo hemos tratado como una provoleta, lo hemos fundido en el horno de leña, lo parrillamos y lo acompañamos con diferentes guarniciones (han gustado mucho, por ejemplo, unas aceitunas y tomaticos confitados con un duxelle de trufa y hongos). La verdad es que a todos nos fascina el queso fundido, y si es poderoso como un buen Paipa, nada mejor. La receta de esta semana va en honor de la mazorca desgranada con queso que es tan popular en la costa Caribe, especialmente en Barranquilla. En este caso, vamos a confitar la mazorca desde cruda, muy lentamente, en mantequilla, para darle un nuevo significado a la palabra “tierna”. Es un plato al centro de la mesa del que pueden comer cuatro personas, y para darle unas notas más ricas se puede terminar con un pesto de albahaca o de cilantro.

[email protected] / www.harrysasson.com

PREPARACIÓN (para 4 personas)

1 rodaja gruesa de queso Paipa

1/2 cucharada de aceite de oliva

1/2 cucharadita de orégano seco

1 y 1/2 tazas de mazorca desgranada cruda

2 cucharadas de mantequilla sin sal

INGREDIENTES

En una sartén funda lentamente la mantequilla a fuego bajo, agregue la mazorca, revuelva bien y deje cocinar muy lentamente revolviendo de cuando en cuando, hasta que los granos estén bien cocidos. Mientras tanto, unte la rodaja de queso Paipa con aceite de oliva, espolvoréelo con orégano seco y dórelo en el horno en broil o en una sartén a fuego medio. Cuando la mazorca esté lista, retire el exceso de mantequilla. Sirva el queso en un plato grande, ponga encima la mazorca, un poco de pesto y tostadas de buen pan. Sirva inmediatamente para que el queso llegue melcochudo a la mesa.

 

 

últimas noticias

Gigantes en evolución