Entre copas y entre mesas

Consejos para enocuriosos

Los vinos que más nos impresionan son aquellos que logran mantenerse en pie y esculpir en nuestras memorias olfativa y gustativa una recordación que nos acompañará toda la vida.

El duro entorno de Ribera del Duero engendra vinos de carácter inconfundible.Cortesía

Tuve que detener el carro a la orilla del camino al oír la curiosa pregunta. Estaba dirigida a Pascaline Lepeltier, elegida la mejor sommelier de Francia, emplazándola a comentar cuál era el mejor vino del mundo. No lo va a decir, pensé para mis adentros.

Y no lo iba a decir porque nunca podría decirlo. Y, claro, no lo dijo. Benditos sean Dionisos, Baco y Osiris, que la iluminaron en este afanoso instante.

Y si no lo dijo fue porque nadie que pertenezca al mundo del vino –en sano o trastornado juicio– respondería el interrogante, así lo reprobaran por su mesura.

Respiré hondo, activé las direccionales y volví a meterme en carretera. Más tranquilo, lo admito.

Porque una cosa es que publicaciones como Wine Spectator, Wine Enthusiast, Wine & Spirits, Decanter o Gambero Rosso, las más respetadas del sector, elijan anualmente la muestra más sobresaliente de los centenares que reciben para probar, analizar y puntuar, y otra, que una profesional del ramo se atreva a sacar de su disco duro cualquier nombre rápido para satisfacción de la audiencia. Ella sabe que los países vitivinícolas del mundo producen anualmente 8.000 millones de botellas y tres millones de marcas. Todo un mar de vino de difícil navegación.

Reconozco que, como brillante profesional, debe haberse bajado miles de litros provenientes de regiones subdivididas en distritos, distritos subdivididos en parajes, parajes subdivididos en fincas, fincas subdivididas en parcelas, parcelas subdivididas en hileras de vides, y vides plantadas sobre una infinidad de suelos –o combinaciones de ellos–, donde trabajan bajo tierra legiones de microorganismos para producir los nutrientes que alimentan los racimos. Las uvas de estos deben fermentarse a temperaturas controladas, para luego terminar bajo el mando de enólogos que las analizan e interpretan antes de hacer con ellas los vinos que posteriormente envían a distantes mercados.

Pascaline, puesta contra las cuerdas para decir cuál de cuatro regiones vitivinícolas específicas era la mejor, también tuvo la lucidez de no hablar de una sola, sino de destacar regiones y parajes donde surgen vinos memorables, venciendo borrascas, lluvias, sequías, incendios, granizo, heladas y vientos huracanados, para solo mencionar algunos de los obstáculos que tienden a arruinarlo todo.

Porque de eso se trata: los vinos que más nos impresionan son aquellos que logran mantenerse en pie y esculpir en nuestras memorias olfativa y gustativa una recordación que nos acompañará toda la vida. Nada de mejores o peores, sino de vinos y cosechas que reúnen en su acuoso fluido todas estas mágicas esencias.

Lo que me lleva a invitarlos a dibujar su propio mapa del vino y explorar con dedicación sus cuatro puntos cardinales. Por ejemplo, regiones y zonas como las márgenes izquierda y derecha del río Garona, en Burdeos; o las maravillosas y sutiles elevaciones de la Borgoña; o ese territorio de lajas negras del Priorato, en Cataluña; o las riberas del río Duero, donde vides y frutos viven nueve meses de invierno y tres de infierno antes de mojar nuestros sentidos con sus oscuros caldos; o las sublimes sutilezas del Barolo piamontés, llamado el rey de los tintos italianos; o los maravillosos y herbáceos blancos de Nueva Zelanda y Oregón, así como los robustos Cabernet Sauvignon de Chile y los sensuales Malbec de las cumbres argentinas. Ahí les dejo la tarea. Esto de los vinos es un asunto complejo que exige ir más allá de la curiosidad para apreciar lo que esconden. A propósito, Pascaline: ¿cuál de los vinos bebidos le han humedecido los ojos de felicidad?

840067

2019-02-16T21:00:00-05:00

article

2019-02-16T21:00:01-05:00

[email protected]

cromos

Hugo Sabogal

Gastronomía

Consejos para enocuriosos

25

3776

3801

 

últimas noticias

Restaurante Vista Corona

Sección: 
Gastronomía