El hechizo de Nassau

Capital y centro económico de las Bahamas, la magia del Caribe parece encontrar en ella el equilibrio perfecto: playas blancas, mar cristalino, los más lujosos hoteles del mundo, casinos, bares, discotecas y la libertad de hacer de todo o no hacer nada.
El hechizo de Nassau

Desde arriba, a través de la ventanilla del avión, el mar se ve como una mancha verde que al arrimarse a la playa se convierte en un azul turquesa cristalino. Estamos aterrizando en Nassau, la capital de las Bahamas, un archipiélago de islas y peñascos que se dispersan a lo largo de 800 kilómetros sobre el mar Caribe, al norte de Cuba y casi besando la península de la Florida, Estados Unidos. Sólo 24 están habitadas, entre ellas la isla de New Providence, donde se encuentra Nassau.

La ciudad es una perfecta amalgama de glamur internacional y tranquilidad tropical, donde sus visitantes se encuentran con la libertad de hacer de todo o simplemente no hacer nada. Grandes complejos hoteleros, playas de arenas blancas, casas lujosas e históricas que datan de la época colonial –que se caracterizan por el tono rosado de sus fachadas– y una perfecta combinación de paisajes maravillosos, ecológicos, y enormes atracciones. El clima templado es ideal para la práctica de deportes, navegar en botes, pescar, bucear e incluso jugar con delfines en Dolphin Encounters, un complejo ubicado en Blue Lagoon, otra de las tantas islas de Bahamas, a tan sólo 20 minutos en ferry de New Providence.

La noche en Nassau, en cambio, tiene un hechizo especial que invita a la diversión. Bares, casinos y discotecas esperan. Como Aura, un club nocturno enclavado en el corazón de Atlantis –un lujoso resort localizado en Paradise Island, que se conecta con la ciudad a través de dos puentes y varios ferrys que cruzan de un lado a otro los dos kilómetros que las separan. En Aura, los visitantes se mezclan e interactúan a medida que exploran cada aspecto de lujo y decadencia del lugar. Los DJ hacen girar sus discos, iluminando la pista de baile de vidrio rodeada por banquetas. Ahora, si el plan es menos sofisticado, se puede ir a Da Fish Fry, una calle de restaurantes y bares donde turistas y nativos se unen para compartir una cerveza fría, un ron o un coctel, al ritmo de reggae, calypso y ‘junkanoo’, la rítmica melodía que alegra los carnavales bahamenses.

Las emociones pueden ser de otro tipo para quienes disfrutan del juego y les gusta tentar a la suerte. El Atlantis Casino es una obra de arte de diseño innovador. Impresionantes esculturas, cortesía del artista de fama mundial Dale Chihuly, impregnan el Templo de la Luna y el Templo del Dom, con una vibrante energía. Allí los visitantes descubren una experiencia de primera clase que incluye 90 juegos de mesa, como ruleta, dados, blackjack, mini-baccarat y baccarat, póker caribeño y póker Let It Ride. El casino más grande del Caribe también ofrece más de 850 de las más recientes máquinas tragamonedas.

Atlantis es en sí un complejo hotelero cuya estructura resalta entre el mar y cientos de jardines de Paradise island. Está inspirado en la leyenda de la Atlántida, el continente perdido en el mar que ha alimentado la imaginación humana durante siglos, y en él se pueden albergar 14.000 personas. De hecho, además del casino, el hotel ostenta otros récords, como tener el acuario más grande de América Latina y el parque acuático (Aquaventure), con increíbles torres con motivos de la Atlántida, estremecedores toboganes de alta velocidad, un paseo por un río de una milla con fuertes rápidos y olas, 20 áreas para nadar, un espectacular fuerte de juegos acuáticos infantiles y 11 refrescantes piscinas, todo dentro de un exuberante y tropical ambiente envolvente.

El acuario es una experiencia

inolvidable. En él los turistas tienen la oportunidad única de explorar una colección extraordinaria de hábitats marinos y exhibiciones acuáticas, tales como lagunas, cuevas, formaciones de coral e impresionantes ruinas submarinas, para mostrar la exótica vida marina que va desde delfines y leones marinos hasta tiburones,
rayas, barracudas, anguilas e incluso el pez cocodrilo, que se encuentra en peligro de extinción. En total son 14 lagunas, 30,3 millones de litros de agua salada y más de 50.000 animales acuáticos que representan a más de 250 especies marinas.

Volviendo a Nassau, si el plan es de compras, se puede visitar Bay Street, una importante calle donde se agrupan numerosos comercios, tiendas de las mejores marcas de ropa, zapatos y accesorios. También hay joyerías de diamantes y piedras preciosas, y se pueden encontrar ron y cigarros de muy buena calidad. Y si el deseo es buscar artesanías y artículos más autóctonos, hay que ir a Straw Market, una calle con más de 160 establecimientos que ofrecen toda clase de productos artesanales típicos de las Bahamas. Sea como sea, un recorrido por estas zonas tiene suficiente movimiento como para dejar claro que se está en el centro financiero de las Bahamas, pero sin el intenso flujo de personas, característico de las capitales, ni el ruido de las congestiones vehiculares. Es más bien un lugar pintoresco y de coloridos edificios. Un paraíso para vivirlo al máximo.

Aerolíneas y frecuencias

En junio pasado, Copa Airlines inauguró un nuevo vuelo desde y hacia la ciudad de Nassau, vía Ciudad de Panamá. El vuelo sale de Panamá a las 9:18 a.m. todos los lunes, miércoles, jueves, y sábados, para aterrizar en Nassau a la 1:03 p.m. hora local. El vuelo de regreso sale de Nassau a las 3:25 p.m. todos los lunes, miércoles, jueves, y sábados para aterrizar en Panamá a las 5:02 p.m. para hacer casi inmediatamente conexión con Colombia.

Hoteles

En Nassau están varios de los mejores resorts del mundo: Atlantis, Sheraton, Flamingo Bay, Breezes, Compass Point, Holiday Inn, Quality Inn, Willie Chez, British Hotel Colonial, entre muchos otros.

Bebidas

Las bebidas alcohólicas y sin alcohol son una especialidad altamente desarrollada en las Bahamas. Los bares se enorgullecen con sus propios cocteles especiales con ron. Kalik, la cerveza de la casa, es inusualmente ligera y poco espesa, y se sirve bien fría para aliviar el calor del día. El refresco más popular es leche de coco o agua del coco mezclada con leche y ginebra dulce. Hay también una bebida llamada Switcher, realizada con las cales nativas.

Gastronomía

Como siempre en estos destinos playeros y rodeados por el océano, sus principales platillos se obtienen precisamente del mar, con excelentes manjares dignos de dioses. Algunos platos típicos son: Flotante de coco, Hamburguesas De Conch, El Conch agrietado, Sopa de Llantén y Curry, Arenas del Coral, Torta de Johnny, Rollos de la Langosta, Arroz con guisantes, Langosta de la roca.

Tecnología y servicios

Teléfonos, spas, televisión por cable de los EE. UU. continental y por satélite, teléfonos celulares están ampliamente disponibles al igual que el acceso a internet.

* Invitado por Copa Airlines

Temas relacionados

 

últimas noticias

Entre $30 mil y $50 mil, se va a la fija

Cebollas crocantes a las finas hierbas