"El aislamiento preventivo obligatorio se extenderá hasta el 27 de abril": Iván Duque

hace 5 horas
ENTRE COPAS Y ENTRE MESAS

El mundo sin Parker

En las últimas cuatro décadas el mundo del vino solía aguardar expectante el dictamen de las últimas cosechas según el criterio de un abogado de Maryland, de origen campesino, quien carecía de estudios formales de la bebida, pero que, pese a ello, se hizo acreedor al reverenciado y a la vez temido y cuestionado título de ser el crítico especializado más influyente de la historia.

Cortesía

Recibir “100 puntos Parker” era como alcanzar el paraíso y, de 90 hacia arriba, como ascender por la escalinata de la gloria.

En mayo de este 2020 se cumplirá el primer aniversario de su retiro voluntario. Parker pasó la posta a un grupo de colaboradores, quienes han intentado mantener vigente su sistema de puntaje, materializado en una publicación llamada The Wine Advocate.

Sin Parker a bordo, el Advocate, comprado por el Grupo Michelin, no tiene el peso ni la trascendencia de antes. El trabajo está dividido en zonas productoras, con un gurú a cargo del cubrimiento y escrutinio de los vinos.

En sus años dorados, un alto puntaje de Parker ponía el mercado patas arriba. Los precios se disparaban como “sputniks”, y las botellas ungidas desaparecían, en cuestión de días o incluso de horas, de los anaqueles y vitrinas de los comercios especializados.

Para calificar los vinos de Francia, su origen predilecto, Parker se instalaba en un hotel parisino y solicitaba que le llevaran muestras de vinos “en premieur”, o sea, de caldos recientemente elaborados a los que aún les faltaban años de añejamiento para desarrollarse plenamente. Estaban, por decirlo así, en obra negra. La tarea de Parker era pronunciarse en torno a si iban a ser grandes obras maestras. Un juicio negativo podía derrumbar el prestigio de casas con décadas o, incluso, siglos de tradición.

A Parker le han seguido otras acreditadas voces en Estados Unidos, Inglaterra, Francia, España e Italia, como Jancis Robinson, Tim Atkin, Oz Clarke, James Suckling, Stephen Tanzer, Neal Martin (heredero de Parker), Eric Asimov, Oz Clarke, Malt Kramer y Luis Gutiérrez (otro discípulo de Parker. Con algunas variaciones, todos emiten juicios por medio de puntajes. Pero ninguno ha igualado a Parker en trascendencia global.

En sus mejores épocas, Parker probaba más de 10.000 muestras anuales. Las olfateaba y las pasaba por el paladar, y luego las escupía en un balde o en el fregadero de su estudio. Apuntaba sus impresiones y sentenciaba un veredicto. Y, así, el gusto de una sola persona cambió la historia contemporánea de la bebida. Cientos de productores comenzaron a preparar los vinos de acuerdo con las preferencias de Parker, y los aficionados a comprar las botellas, según su escala de puntajes.

Increíble, para un hijo de granjeros de Maryland, quien trasbocó su primer vino espumoso durante el cumpleaños de Pat Etzel, su novia de juventud.

Cuando Pat se trasladó a Estrasburgo para completar sus estudios de francés, Parker fue a visitarla. Consumieron juntos algunas botellas baratas. Pero fue un eminente profesor de Pat quien, durante una cena, le preguntó a Parker por el vino servido. “Le siento un poquitín de toronja, un poquitín de limón, un poquitín de algo como aceite, y…”. “Espera”, le repostó el catedrático. “Acabas de definir la esencia de un Riesling”.

Lo demás es historia.

904735

2020-02-15T20:00:00-05:00

article

2020-02-15T20:00:01-05:00

[email protected]

cromos

Hugo Sabogal

Gastronomía

El mundo sin Parker

19

3087

3106

 

El café nuestro de cada día