El Cité des Civilisations du Vin, el más costoso, asombroso y moderno de los construidos hasta hoy, corresponde a una nueva generación de museos hechos para vivir emocionantes experiencias.
Arnaud-Bertrande
10 Jan 2021 - 2:00 a. m.

El vino y sus museos

El Museo del Comercio y el Vino de Burdeos guarda objetos y documentos desde la Edad Media, el Museo del Vino de California se enfoca en la trayectoria del vino en Estados Unidos y Museo del Vino de Barolo es todo un viaje interactivo por la cultura y las tradiciones del vino en Piamonte.

Hugo Sabogal

Columnista

Entre las últimas series de televisión que me han mantenido adherido a la poltrona, destaco el compendio de documentales “Museum Secrets”, producción canadiense dedicada a contar fantásticas anécdotas de los objetos guardados en las entrañas de 22 santuarios dedicados a la memoria histórica de varias civilizaciones.

Entre los sitios reseñados figuran: el Louvre, los museos del Vaticano, el Museo Egipcio de El Cairo, el Museo de Historia Natural de Londres, el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, el Museo Nacional de Antropología de México, el Palacio Real de Madrid, el Instituto Smithsonian de Washington y otros. Cada episodio devela misterios pocas veces relatados con tanto detalle.

Tras ver toda la serie, intenté hacer memoria de escenarios similares dedicados al vino. Recuerdo algunos sencillos y artesanales, y otros, llenos de experiencias únicas. Por ejemplo, el Museo del Comercio y el Vino de Burdeos guarda objetos y documentos desde la Edad Media, el Museo del Vino de California se enfoca en la trayectoria del vino en Estados Unidos y Museo del Vino de Barolo es todo un viaje interactivo por la cultura y las tradiciones del vino en Piamonte (es clave recordar que el Barolo, elaborado con la uva local Nebbiolo, es el vino tinto más sobresaliente de la península).

De los museos más emblemáticos, solo me faltan dos: el Cité des Civilisations du Vin, en Burdeos —que no se ha podido inaugurar debido a la pandemia— y el Centro Cultural World of Wine (WOW), en Oporto (Portugal), que abrió sus puertas el pasado 31 de julio, desafiando encierros y cuarentenas.

El Cité des Civilisations du Vin, el más costoso, asombroso y moderno de los construidos hasta hoy, corresponde a una nueva generación de museos hechos para vivir emocionantes experiencias. Muestra la evolución del vino en varios continentes y a lo largo de tres milenios, e incluye un salón de exposiciones y un espacio cultural con todo y biblioteca. Su ambientación interior es colorida y conceptual. Su estilo arquitectónico es único. El módulo principal, semejante a un flotador, está construido con paneles lustrosos, cuyos tonos cromáticos cambian según la hora del día y la estación del año. Es una alegoría de la naturaleza cambiante del vino. El conjunto ocupa una superficie de 13.350 metros cuadrados y alcanza una altura de 55 metros.

Por su parte, el WOW, además de comunicar la historia del vino de Oporto a lo largo de los siglos, busca también ser una vitrina dedicada a destacar la evolución de la ciudad y de su rica y variada cultura.

Una de las piezas centrales en exhibición es la gigante escultura Planet Cork (Planeta Corcho), en homenaje al árbol del alcornoque, cuya corteza se utiliza para elaborar los tapones naturales. El alcornoque es, además, una de las especies nativas con las que se ha asociado a Portugal desde tiempos remotos.

Los visitantes podrán participar también en talleres, cursos y exposiciones, y visitar varios restaurantes y bares dentro del enorme complejo, que cubre un área de 55.000 metros cuadrados. En su momento funcionaron allí históricas bodegas de la ciudad. Serán sitios de peregrinaje obligado para los amantes del vino, cuando las circunstancias lo permitan.

Anexo los enlaces de ambos lugares: https://www.laciteduvin.com/fr y https://wow.pt/.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X