Espárragos, ideales a cualquier hora del día

Una receta que puedes preparar muy rápido. Te ayudará a mantener tu peso y será deliciosa para tu paladar. ¡Manos a la obra!

Sin entrar en detalles, existen dos clases fundamentales de espárragos: verdes y blancos, y aunque se trata de la misma planta, la diferencia radica en el método de cultivo. Los verdes han sido tocados por los rayos solares, por lo que están llenos de clorofila y a eso se debe su color. En cambio, los blancos crecen alejados de la luz solar: conforme van brotando, los agricultores los van cubriendo con capas sucesivas de arena para mantener su crecimiento en completa oscuridad. Mientras el sabor de los primeros es consistente, el de los segundos es mucho más sutil, por lo que se deben tratar con mayor cuidado en la cocina.

En ambos casos, el mandamiento es respetar su sabor y esto significa evitar atiborrarlos de ingredientes que los puedan opacar. Por eso, ustedes verán que la gran mayoría de preparaciones con espárragos son sencillísimas al extremo; y nunca, pero nunca, se deben pasar de cocción.

Como los espárragos son tiernos brotes, deben cocinarse con sumo cuidado para no afectar su sabor primaveral: lo ideal es cocerlos al vapor o blanquearlos rápidamente en agua. En esta serie me propongo, entonces, mostrarles la versatilidad de este delicado ingrediente, haciendo un recorrido por sus posibilidades. Con la receta que nos ocupa esta semana, por ejemplo, quiero demostrar que, si se les prepara de una manera correcta y se les combina con ingredientes adecuados, los maravillosos espárragos pueden ser protagonistas no sólo en el almuerzo y la cena, sino también a la hora del desayuno.



Ingredientes

1 taza de espárragos trigueros, crudos y cortados al sesgo

5 huevos

100 gramos de queso brie cortado en cuadritos

2 cucharadas de crema de leche fresca

2 cucharadas de mantequilla

Sal y pimienta


 

Preparación

1. Bate los huevos junto con la crema de leche, sal y pimienta negra recién partida. Derrite la mantequilla en una sartén a fuego medio y dore allí los espárragos durante tres o cuatro minutos, hasta que cambien de color a un verde más oscuro.

2. Reduce la temperatura, agrega los huevos y remueve con la ayuda de una espátula de madera. Cuando estén a medio cocinar, añade los cuadritos de brie y termina de cocer. Sirve inmediatamente acompañados con un buen pan.

 

Foto: Istock.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Cajas de sorpresas

Tartaletas de auyama con merengue

Opciones para ser expertos en cocina