Un buen plan en casa

Harry Sasson: receta para preparar raviolis de hongos y queso

Noticias destacadas de Gastronomía

Hacer pasta en casa es un plan delicioso. Basta con buscar alguna fórmula en internet y poner manos a la obra.

Si no se cuenta con una máquina para extenderla, es posible hacerlo con un buen rodillo, aunque toma más tiempo y esfuerzo. Una vez extendida hasta el calibre adecuado, con las láminas es posible hacer pasta rellena o cortarla en tiras de diferente grosor a manera de fetuccine. La primera opción puede sonar algo engorrosa, pero si se une a la familia en su elaboración resultará un plan muy entretenido: mientras unos extienden, los otros rellenan y los otros cierran.

Si no se quiere hacer la pasta desde cero, hoy existen opciones para comprarla ya lista y extendida, como es el caso de los domicilios de Pastaio, La Romana o La Monferrina. En la receta de esta semana vamos a preparar un relleno de hongos con una técnica muy interesante: se hornean y se procesan con el fin de concentrar su sabor, y de esta manera también se puede utilizar en salsas o cremas de gusto bien pronunciado.

hsasson28@hotmail.com / www.harrysasson.com

Raviolis de hongos y queso

INGREDIENTES

2 libras de pasta fresca en lámina

4 tazas de hongos surtidos

1 chorro de aceite de oliva

1 cucharada de orégano seco

1 taza de queso mozzarella rallado

1 taza de queso ricota machacado

4 cucharadas de queso crema

1/2 taza de queso parmesano rallado de buena calidad

Sal y pimienta negra

PREPARACIÓN

Sazone los hongos con el aceite de oliva, el orégano, la sal y la pimienta, póngalos en una bandeja de hornear y lleve al horno precalentado a 350º durante 45 minutos. Retire, deje enfriar y procese para formar una pasta de hongos concentrada. Mezcle con los quesos.

Rellene las hojas de pasta, cortando en forma triangular y sellando los bordes con huevo batido.

Lleve las puntas de la base a la punta superior y asegure bien.

Espolvoree con semolina para que no se peguen, y puede congelarlos o refrigerarlos para usarlos al día siguiente. Para prepararlos, cocínelos en agua con sal a hervor suave. Sirva con una salsa de mantequilla generosa, un poco del agua de la cocción, pimienta negra y queso parmesano.

Comparte en redes: