Las cinco estrellas gastronómicas que estarán en el Bogotá Wine and Food Festival 2018

Jóvenes chefs que trabajan en restaurantes con Estrellas Michelin en Nueva York y Suecia, el Caribe colombiano y Bogotá enseñarán a los invitados de esta fiesta gastronómica la versatilidad de los ingredientes colombianos combinados con las técnicas de las mejores cocinas del mundo.

La paisa Manuela Sanín (izq) y el samario Sebastián Vargas (der), se unirán al grupo de chefs locales menores de 35 años. Estos serán los grandes protagonistas del Bogotá Wine Food Festival 2018.Fotos: Cortesía.

Para la séptima edición del Bogotá Wine and Food Festival se hizo una búsqueda intensiva de talentos alrededor del mundo. Estos con el fin de traer a los mejores chefs a una celebración de la buena y deliciosa gastronomía. En esta exploración, sus creadoras Iris Quinn y Gaeleen Quinn, encontraron estas cinco estrellas colombianas que se han destacado en el mundo de la cocina por su creatividad, su tenacidad y por sus logros, tanto nacional como internacionalmente, a su corta edad.

Ellos, parte de la nueva generación gastronómica, vienen desde Suecia, Nueva York, el Caribe colombiano y Bogotá a mostrarle a los invitados de esta fiesta gastronómica la versatilidad de los ingredientes colombianos combinados con las técnicas de las mejores cocinas del mundo.  Es una noche de cinco estrellas Lufthansa en que los asistentes vivirán una de las mejores experiencias gastronómicas, tal como si estuvieran en alguno de los principales restaurantes del mundo. Aquí un breve recorrido por la experiencia y sabiduría de estos chefs colombianos.

Manuela Sanín: Nació y creció en Medellín. Esta paisa se preparó en Le Cordon Bleu en Orlando, Florida. Mientras estudiaba, trabajó en la escuela como panadera en Briotti. Uno de sus maestros descubrió su talento para trabajar con el chocolate y le recomendó seguir su preparación en Chocolates David Ramírez.

Después de un año perfeccionando su experiencia se mudó a Nueva York a trabajar con el chef Dani García. Posteriormente se fue la pastelera de NoMad, allí pudo mostrar sus habilidades como chocolatera junto con el chef ejecutivo de repostería Mark Welker.

En el 2015 se unió al famoso restaurante Eleven Madison Park (Nueva York), con tres estrellas Michelin, calificado, además, en el primer lugar The 50 best restaurants in the world. Para probar las delicias del restaurante y de Manuela hay que tener paciencia, pues las reservas deben hacerse mínimo un mes antes y presupuestar 295 dólares para probar el menú de degustación. Es tanto el talento de esta colombiana, que en menos de un año de trabajo fue nombrada Sous Chef y, en marzo del 2017 fue nombrada Sous Chef Ejecutiva de Pastelería 1.

Sebastián Vargas: En su natal Santa Marta inició su amor por los sabores, pero a los 16 años lo confirmó con un viaje que hizo a la India, desde ese momento decidió que ese iba a ser su oficio. Estudió en The Culinary Institute of America (CIA) en Nueva York. Hoy, con 26 años, sigue haciendo un recorrido de vida lleno de ganas y pasión por el desarrollo y el crecimiento de nuestra gastronomía. Estuvo con el argentino Mauro Colagreco, reconocido por su restaurante Mirazur, en la costa Azul francesa; ayudándole en la apertura de GrandCœur, una brasserie en París.

También trabajó con Daniel Humm en Eleven Madison Park, en Nueva York y con Massimo Bottura del Osteria Francescana quien le inculcó la idea importante de siempre cuestionar una cultura y sus hábitos. Con esas ganas de darle práctica a nuevas ideologías y seguir aprendiendo, su curiosidad personal lo llevó al genio de las ideas únicas de Magnus Nillson, en el restaurante Fäviken (Suecia), que tiene tres estrellas Michelin. Lugar en el que entre largos y fríos inviernos llenó su vida de conocimientos infinitos, creación, respeto al ingrediente madre y minuciosidad en todo aspecto de esta profesion. Sin embargo, las raíces de Sebastián lo llaman, “a través de este largo recorrido, mi gran visión sé ha convertido en regresar a mi tierra prometida para tratar de exaltar nuestra riqueza gastronómica y seguir creciendo como colombiano”, confiesa. ¡Nosotros felices!

Álvaro Clavijo (Bogotá): El chef del restaurante El Chato estudió en la Escuela de Hostelería Hofmann de Barcelona y en Le Cordon Bleu en París. En París trabajó por un tiempo y aprendió mucho sobre técnicas de cocina en L'Atelier de Joël Robuchon. En Nueva York, en Per Se, se encontró con la importancia de saber organizarse y estructurar un restaurante.

Después de un tiempo radicado en la ciudad que nunca duerme, viajó nuevamente a Europa para trabajar en Noma, ubicado en la ciudad de Copenhague, Dinamarca, bajo la dirección del Chef René Redzepi. Luego, en 2012 antes de regresar al país, tuvo la oportunidad de trabajar en Nueva York en Atera, el restaurante de Matthew Lightner. Toda esta sinergia le sirvió para hacer realidad su más grande sueño, crear su propio restaurante El Chato. Ahora se identifica por ser uno de los chefs que crea platos con ingredientes tradicionales de nuestro país. Por eso, viaja, visita a pequeños productores, investiga y prueba. Su restaurante lleva a sus comensales a un viaje por los ancestros gastronómicos de Colombia.

Jaime Rodríguez y Sebastián Pinzón (Proyecto Caribe Lab): Jaime es un cocinero que ha trabajado en importantes restaurantes y hoteles alrededor del mundo. Su carrera ha sido laureada por grandes premios en competencias como el Bocuse d´Or Latín América en México DF y el mundial del chef joven de la Chaine des rotisseurs en Estambul, Turquía, y en su lista también se incluyen grandes reconocimientos como a mejor chef joven de Colombia en 2010 y a mejor chef de la región caribe en el 2016. Sebastián es tolimense y ha hecho prácticas profesionales en las ciudades de San Francisco, Lima, Bilbao y, recientemente, Bolivia, donde estuvo trabajando en Gustu, La Paz, un restaurante que hace parte de los Latin America's 50 Best Restaurants.

Hace dos años crearon este proyecto que investiga la cultura gastronómica y la biodiversidad del territorio del caribe colombiano. Documentan información sobre recetas y técnicas de la cocina tradicional, popular y ancestral, catalogan productos de la biodiversidad y especies promisorias, trabajan con comunidades vulnerables capacitándolas en pro de su desarrollo con una visión de sostenibilidad y también se conectan con pequeñas comunidades de productores, pescadores, agricultores y artesanos para convertirlos los principales proveedores de las diversas actividades que realizan (cenas pop-up, clases de cocina, asesorías gastronómicas, tures gastronómicos y catering) con el más firme propósito de valorar el producto local y posicionar la cocina de esta región. Este año, en el mes de septiembre Proyecto Caribe Lab abrirá “Celele” su primer restaurante taller en la ciudad de Cartagena.

¿Dónde será la inauguración?

Restaurante Seratta Gourmand Market
Autopista Norte No 114 44
Hora: 8:00 p.m.

 

últimas noticias

Receta del día: Risotto Fanny