En vivo: ¿Cómo responder al aumento del desplazamiento interno en Colombia?

hace 2 horas

Legado Homemade Cuisine, comer como en casa

Desde que pasé por la puerta de este restaurante recordé los platos de mi abuela, pero con un toque gourmet. Esta es una opción casera a un precio razonable. Su concepto es el ‘realfooding’, que significa alimentarse con comida real (no procesada).

Foto: Daniel Álvarez.

Ubicación: Calle 70 #6-37, en la Zona G de Bogotá.

1. Ambiente

Una casa blanca de puerta rosada, que sobresale en la cuadra. Cada pared tiene un color y textura distinta. Una aguamarina de rombos, una verde de hojas y rosada de flamencos. Todas hacen juego con sofás de terciopelo. Es un sitio iluminado que produce la sensación de familiaridad. Es como si alguna vez hubiera estado ahí.

2. Servicio

El personal es atento, pero quizá se sorprenda y sea atendido por uno de sus propietarios. Javier Vicoria, un español amante de la comida, le explica la carta de principio a fin, el concepto de ‘comida para el alma’. Y así como en casa de la abuela, le van trayendo comida y más comida. Es necesario ir con el apetito preparado.

3. Postre estrella

Confieso que mi debilidad y delirio son los postres. Fue lo primero que ubiqué en el menú en cuanto me lo pasaron. Hay varias opciones, pero ya tenía claro qué iba a pedir: la bola de chocolate marmolado rellena de helado de milo y fresas. ¡Es para morirse de gusto! Sin duda, no se puede ir son probarlo.

4. Para probar

No es un menú amplio, pero hay para varios gustos. Pastas, ensaladas, carnes y pescados. Comencé por las empanadas de la Nani Margo –nombre inspirado en la abuela de la chef-. Vienen cuatro pequeñas y son para chuparse los dedos. De plato fuerte recomiendo el salmón sellado con miel y limón en una base de puré de papa. Todo está servido en platos de flores que evocan la niñez.

Para el bolsillo:

No le va a doler pagar la cuenta. Encontrará entradas desde $12.000 y platos fuertes a partir de $26.000.

 

 

últimas noticias