Más bueno que el pan

PAN TOMATA
Más bueno que el pan

Nada como el pan, y por eso reza el popular dicho que cuando alguien demuestra ser noble y bondadoso es “más bueno que el pan”. Esto lo resume todo del protagonista ancestral de la alimentación. Y un dato más: la palabra “compañero” significa etimológicamente “aquél con el que se comparte el pan” (del latín cum con + panis pan ). Su historia va de la mano con la de la humanidad. Los arqueólogos descubrieron trozos de pan ácimo (sin levadura) en las excavaciones cercanas a los lagos suizos; los egipcios, así como los hebreos, elaboraban pan desde hace mucho tiempo; en Roma, en tiempos de la República ya existían hornos públicos; durante la Edad Media empezaron a elaborarse distintos tipos de pan y se dio inicio a su comercio (el pan blanco era un privilegio de los ricos y el pan negro era para el resto de la población). El pan ácimo, cuya masa está compuesta solamente por harina y agua, fue el primero en aparecer, y el que más importancia histórica ha ganado a lo largo de los años, quizá por su papel en las religiones. Para judíos y cristianos, por ejemplo, este pan tiene gran significado, pues los primeros elaboran un pan ácimo llamado Matzá, que se consume durante la conmemoración de la salida de Egipto, conocida como Pésaj, en tanto que los cristianos católicos emplean durante la eucaristía una especie de pan ácimo llamado ostia. Hoy existen innumerables tipos de pan, elaborados con diferentes harinas (trigo, maíz, centeno, cebada, arroz, papas y soya, aunque también existen panes de harina de legumbres y frutos secos), con distintos medios líquidos (agua, leche, suero, vino, cerveza...), y elaborados de muy variadas maneras (en horno, sartén, parrilla, en cenizas, sobre el fuego...). Entre este enorme crisol de posibilidades, sólo tengo una recomendación para mis lectores: elijan siempre el pan de la mejor calidad posible y traten de consumirlo muy fresco. Eso es lo que se debe hacer, por ejemplo, para la receta que propongo hoy, muy común en el norte de España, donde se suele acompañar con algunas lonchas de jamón y algo de queso manchego. Allí, se reserva la mejor barrita de pan para esta preparación, y aquí aconsejo utilizar el pan baguette de Carulla, que es maravilloso.

Ingredientes

1 pan baguette fresco y de la mejor calidad

2 dientes de ajo enteros

2 tomates chontos maduros

Aceite de oliva extra virgen

Sal y pimienta

Queso manchego (opcional)

Preparación


Sobre las tajadas de pan baguette algo tostadas “raspe” el ajo. Luego, con el rallador ralle los tomates enteros empezando por el lado opuesto al de la unión de la ramita. Agregue aceite de oliva, sal y pimienta y espárzalo sobre las tajadas de pan. Acompañe con tajadas de queso manchego. Esta técnica también se puede utilizar para preparar pizzas para los niños, mezclando el tomate rallado con un poco de albahaca. También podría utilizarse para una ensalada de pasta fría o para bañar un pescado al vapor.

[email protected] / www.harrysasson.com

Temas relacionados
últimas noticias

Receta del día: lomo fino con pesto