Minimal Café

Trata de ofrecer una comida diferente, incorporar frutas colombianas en salsas y acompañamientos. Esto intentos creativos con frutas se están llevando a cabo en el medio desde hace unos años, la mayor parte de las veces con resultados desastrosos. Cuando vamos  a un restaurante con estas pretensiones ya sabemos el riesgo que corremos.

En Minimal logran salir adelante con algunos platos, no con éxito espectacular, pero el esfuerzo que están haciendo  vale la pena. El problema es que cuando vamos a un restaurante a comer bien, esperamos una calidad homogénea en lo que se ofrece y esto no ocurre en Minimal.

Contemos nuestra experiencia.

Para empezar, el menú nos trata de asombrar con nombres imaginativos y descripciones alambicadas de los platos. No hay que gastar el bagaje de creatividad con que se cuenta en nombres rebuscados, cuando se necesita mucha  para crear platos “diferentes” y “conceptos” verdaderamente nuevos para un restaurante que quiere  innovar. Hay que descrestar con lo que se come, no con nombres y frases buenos sólo para la mala poesía.

El menú nos ofrece 7 entradas (precios alrededor de $16.000), 3 ensaladas (entre $13.000 y $16.000), 3 sopas ($9.000, $16.900), 5 platos fuertes (entre $21.900 y $26.900) y 2 postres ($7.900).

Como entrada pedimos “Arrullos”: unos camaroncitos con curry  picantes sobre cocadas de panela. Estaban bien, pero empalagosos si todo el platillo es para una sola persona. “Unión Magdalena”, son buñuelos de ñame con suero costeño, nada extraordinario. En cuanto al  “Ceviche de Raya con Patacones”, en la salsa con tomate, cebolla y cilantro había desaparecido cualquier aroma de mar, contribución de la raya, y los patacones estaban recalentados y tiesos.

En los platos principales las cosas marcharon mejor. La “Cazuela de Toyo” estaba pésima, pero en cambio “Vamos a la Playa”: meritos en salsa de lulo con anillos caramelizados de cebolla, resultó una combinación extraña pero acertada. “No me olvides” es un pollo con salsa de uchuvas, albahaca y pétalos de rosa muy buena. “Lomito al Curry Verde” con salsa al curry verde y especies cítricas (?) estaba en su punto y muy bueno. Estos tres últimos platos son un esfuerzo creativo exitoso.

De postre pedimos “Estrella Polar”, habiéndonos extasiado viendo la Estrella Polar de verdad, el resultado es de frustración, el postre consistente en envueltos de mazorca caramelizados, brandy, naranja y lulo es muy malo. Por favor tachen los postres del menú y seriamente traten de encontrar un postre nuevo pero bueno.

La sugerencia ante la disparidad de la oferta es trabajar seriamente las entradas y los postres para redondear el concepto y poder decir con satisfacción aquí se come bien desde el principio hasta el fin.

Minimal Café, Carrera 4A N° 57-52  Tel.: 3475464.

  [email protected]

Temas relacionados
últimas noticias