Oda a la canasta familiar

Ensalada de papa
Oda a la canasta familiar

Hace un par de semanas leí una de las columnas de mi amigo Kendon, en la que describía una fastuosa cena que tuvo en un restaurante vecino, y aparte de que se me hizo agua la boca, por supuesto, no pude más que sorprenderme. La razón es que, según contó Kendon, por su plato pasaron, entre otras lujosas viandas, un filete de buey Kobe, lonchas de jamón ibérico pata negra y paté de foie gras. No quiero parecer mojigato, pero ante la hambruna que padece nuestro país, y que tanto se ha empeñado Kendon en señalar, una cena de este calibre parece una desproporción sin sentido. Al leer la descripción de este banquete digno de aristócratas medievales, se me ocurrió el tema de la serie de recetas que empiezo hoy: está bien la carne Kobe, el foie gras, el caviar y el jamón pata negra. Todo eso está bien. Pero no podemos dejarnos deslumbrar, pues corremos el riesgo de olvidar que una buena cena no necesariamente debe incluir ingredientes cuyo valor sobrepasa un salario mínimo, pues esto puede resultar reprochable. Quiero demostrarles, entonces, que con esos sencillos ingredientes que siempre hay en casa, los mismos que componen la canasta familiar, podemos hacer verdaderos prodigios culinarios, es la cocina de casa, la de cada día, la que nos alegra el corazón sin acribillarnos el bolsillo. Por eso, hoy empiezo ofreciéndoles una sencilla –que no simple–, rápida y exquisita ensalada tibia de papa, que dará paso en las próximas semanas a unos champiñones frescos en mantequilla de ajo, una ensalada de lentejas con mostaza y cilantro y un delicioso pan con tomate y queso. Así, sencillo, honesto y un poco más de acuerdo con la realidad de los hogares colombianos, en los que la papa no falta, la lenteja es un manjar y el pan es la alegría nuestra de cada día.

Ingredientes

4 papas sabaneras grandes peladas

1/4 de taza de aceite de oliva extra virgen

Perejil picado sin exprimir

Pimienta negra partida

Sal gruesa

Jugo de un limón

Cominos

Preparación

Cocine las papas en agua salada o al vapor. Cuando estén en su punto, retírelas del agua y déjelas enfriar, aunque a mí me gusta esta ensalada tibia. Bañe con los demás ingredientes y disfrútela inmediatamente.

[email protected] / www.harrysasson.com

Temas relacionados
últimas noticias

Receta del día: lomo fino con pesto