Panamá, más que un canal

Casinos, montañas, selvas vírgenes, playas, vida nocturna, y salsa latina, algunas de sus majestuosidades. ¡A viajar!

Panamá es un país de contrastes. Cuenta con numerosos climas y paisajes, desde la aventura que brinda la selva hasta la exclusividad y descanso de los hoteles cinco estrellas, pasando por el disfrute de las paradisiacas playas de San Blas y Las Perlas hasta la conexión con la naturaleza que brindan las montañas chiricanas cerca de las fronteras con Costa Rica.

Un buen punto de partida para empezar el recorrido es situarse en el Casco Viejo, que recrea la antigua ciudad colonial que fue reconstruida después del saqueo que hizo el pirata Henry Morgan. Quizá, por esta razón su nueva edificación se hizo como ciudad fortificada con una gruesa muralla de piedras y siete baluartes para protegerla de cualquier intento de invasión.

Es un tranquilo y recogedor sitio de numerosas calles estrechas, donde se asoman caprichosamente flores por los balcones coloniales de las casas de dos y tres pisos tipo español que abundan por todas partes. Pero al estar parada frente a una de las más antiguas, es imposible dejar de visitar el Parque Francés, un monumento construido en honor a los ingenieros que participaron en el  inicio del Canal de Panamá.

A lo largo del casco antiguo se encuentran importantes vestigios de arquitectura religiosa, civil y militar de siglos pasados.

El Museo de Historia Nacional y la antigua catedral con incrustaciones de nácar en sus columnas; el Museo del Canal traza la historia de Panamá como la vía de conexión entre el Atlántico y el Pacífico desde la época prehispánica hasta los tiempos modernos; el paseo Esteban Huertas, o comúnmente conocido como Las Bóvedas, es un bello lugar para pasear a orillas del mar, donde se pueden conseguir artesanías típicas elaboradas por los indígenas kunas.

Ubicada a tan sólo 15 minutos de la actual Ciudad de Panamá se encuentran las Ruinas de Panamá La Vieja, declarado Conjunto Monumental Histórico en 1976 e incluida en 2003 en la lista de Patrimonio Cultural por la Unesco.

Fue el asentamiento español más antiguo de la zona del océano Pacífico. En su época era una ciudad floreciente donde se establecieron acaudalados terratenientes y comerciantes. Sin embargo, las noticias de las riquezas que había en el istmo se esparcieron prontamente por los mares y antes de que Henry Morgan terminara de saquear el país, el gobernador ordenó incendiar el depósito de las municiones para evitar que el enemigo continuará abasteciéndose y como consecuencia se produce un enorme incendio que dejó en ruinas el poblado.

A pocos kilómetros se erige el imponente centro financiero de Ciudad de Panamá. Allí confluyen los grandes hoteles de cadenas internacionales, rascacielos, condominios de lujo y más de 90 bancos de todo el mundo. Al lado se puede disfrutar de una extensa red de restaurantes, bares y casinos que ofrecen los mejores espectáculos al ritmo de la música tropical.

Al otro lado del país, sobre el océano Atlántico, existe otro plan que permite sumergirse en la historia: la visita a Portobelo y el Fuerte de San Lorenzo, ubicados en la ciudad de Colón, donde años atrás el oro y la plata que venían de Perú y Bolivia eran embarcados hacia España.

Sin embargo, la historia no es el único atractivo de estas dos ciudades. El hecho de que en esta nación se encuentre la ruta más rápida para que los barcos de todo el mundo crucen los dos océanos la convirtieron en un meca del comercio, con grandes centros comerciales en Ciudad de Panamá  y un área de libre comercio en Colón, para comprar.

 

Turismo de descanso

Bocas del Toro es un archipiélago al oeste de Panamá reconocido como un destino de primera. Cuenta con hermosas playas, tranquilas y limpias con grandes áreas de selva y bosque lluviosos. Es también el último refugio de muchas especies en vía de extinción. Aquí la diversidad de aves, corales y vida acuática es incomparable al de otras regiones.

Las Islas de Las Perlas son otro destino paradisiaco. Justamente en este sitio se formaron las perlas más reconocidas del mundo. Está compuesta por los archipiélagos de San José, Contadora, Saboga y Del Rey.

En la provincia de Chiriqui se puede apreciar, a través de la neblina,  manadas de caballos corriendo en una finca a orillas de la montaña, tierras cultivadas bajo majestuosos montes y ríos que corren a través de cañones.

 Panamá es mucho más que un canal. El turista encontrará lo que desea por ser un país cosmopolita, de agradables sorpresas, como la que recibió Vasco Núñez de Balboa, quien nunca imaginó la magnitud de lo que iba a descubrir: el océano Pacífico.

 

Foto: Google con derecho a reutilización. 

Temas relacionados

 

últimas noticias

Los hábitos matutinos de la gente exitosa

Beneficios de la vela de soya