Publicidad
Redacción Cromos / 17 Oct 2021 - 10:57 p. m.

¿Por qué los colombianos no tenemos la costumbre de maridar la comida con el vino?

El maridaje es el proceso de unir una comida junto con la bebida que mejor se adecue a ella. ¿Cómo iniciar el mundo del maridaje? Aquí te contamos
Vino
Foto: Getty Images
Vino
Vino
Foto: Getty Images

El maridaje se refiere a combinaciones de comida y vinos, y es el sommelier el profesional encargado de recomendar las combinaciones a los comensales.

Te invitamos a leer más contenidos como este aquí

Puedes leer: Sommelier: qué es y cuál es su función en el mundo de los vinos

Ervigio Adán, asesor experto en vinos para Grupo Éxito y participante de Expovinos, una de las ferias de vino más importantes de Latinoamérica, que llega este año a sus 16 años y se realizará del 21 al 31 de octubre bajo la temática ‘El momento que quieras, ¡vuélvelo tu favorito con un vino!’. Adán nos cuenta cómo podemos iniciar en el mundo del maridaje en la comida colombiana.

¿Por qué crees que los colombianos no tenemos la costumbre de maridar la comida con vino?

Es un tema cultural, el vino no ha sido habitualmente parte de la gastronomía colombiana al no ser un país productor, e incluso tradicionalmente se ha relacionado con consumidores experimentados de alto nivel económico, y es justo el concepto que queremos cambiar, que el vino marida perfectamente con la gastronomía existente en Colombia, y que no es necesario tener una renta muy elevada ni ser un gran conocedor para entrar en el mundo del vino y comenzar a explorar y a disfrutar de esta maravillosa bebida.

¿Qué tipo de comida va bien con el vino blanco?

No hay que ceñirse a unas normas fijas, pero normalmente el vino blanco te pide comidas más frescas y ligeras que el vino tinto. En este sentido habría que distinguir entre el vino joven sin paso por barrica, que puede ser más o menos afrutado e incluso puede tener toques dulces, o un blanco ya con crianza en madera que te pide platos con más matices.

También habría que fijarse en la cepa, no marida igual un albariño, que una riesling, que una sauvignon blanc, etc. Pero en rasgos generales, con blancos secos ligeros iríamos más hacia pescado blanco, marisco, paella y pescados más grasos, aves, risotto, en los menos ligeros o con carga de barrica.

En ambos casos irían muy bien con distintos tipos de quesos, más o menos cremosos de nuevo en función del tipo de vino. No hay unas normas exactas, más bien hay que dejarse llevar y experimentar y encontrar las combinaciones que más satisfagan al propio paladar.

¿Qué tipo de comida va bien con el vino rojo?

De nuevo invito a experimentar, aunque obviamente el tinto te lleva a comidas con más potencia. Sin embargo, en los vinos tintos encontramos una gran variedad: de cuerpo ligero (pinot noir), cuerpo medio (tempranillo), mucho cuerpo (cabernet sauvignon); y esos tintos pueden ser a su vez jóvenes (sin barrica, frescos, afrutados) o con crianza en barrica (especias, tostados, mayor carga tánica). La idea es elegir comidas con base al tinto que tenemos delante, desde una simple pizza, o hamburguesa, hasta un guiso de ternera, codillo de cerdo, cordero al horno.

Aunque también podremos encontrar el tinto adecuado para las empanadillas, la bandeja paisa, el sancocho, la bandeja paisa y el mondongo.

¿Qué recomendación hay que tener en cuenta antes de maridar la comida?

Lo primero es saber qué nos apetece comer en base a la época del año: la temperatura, con quien estamos, etc; y a partir de ahí intentaremos buscar un vino que se adecue a dicha comida y a las circunstancias climatológicas que nos rodean. Normalmente podrá apetecernos más un blanco, un rosado o un espumoso si estamos al aire libre y hace una temperatura alta, donde también tenderemos a pedir comidas más frescas y livianas. Sin embargo, si vamos a consumir comida más consistente, podríamos optar por un vino tinto cuya potencia también dependerá de nuestro propio gusto.

Generalmente se recomienda vinos más afrutados para comidas menos elaboradas o más casuales, y vinos más complejos para comidas más elaboradas, con mayores matices, pero no hay una norma fija sino dejarse llevar por la intuición y el propio paladar ya que lo importante es disfrutar de ese mágico momento de comida, vino, amigos y/o familia, pasando el maridaje a un segundo plano, aunque acertar con un buen vino siempre hace ese que un buen momento sea memorable.

¿Cómo elegir un buen vino para la cena?

De nuevo depende mucho de lo que se vaya a cenar. Si uno quiere sorprender a su pareja o amigos, siempre puede decidir primero qué va a cenar y luego estudiar en internet posibles maridajes con esos platos, y seguramente encuentre muchas opciones de vinos y luego sería decidirse por la que a uno le agrada o convence más dentro de las posibilidades que tenga uno a la mano.

Por decir un ejemplo, si el plato es de res de buena calidad, puede apostar por un vino con paso por barrica, ya sea una malbec argentina, un carmenere chileno, o un tempranillo potente de Ribera del Duero (España), pero eso no quita que habría muchas más opciones (un cabernet sauvignon, un shiraz,…) y eso es lo bonito del mundo del vino, que las combinaciones son muy amplias y lo maravilloso es experimentar e ir aprendiendo y disfrutando por el camino.

¿Cuántos días por semana es recomendable el maridaje?

Para decir la verdad yo tomo vino a diario, para mí es parte de mi gastronomía, de mi cultura, de mi vida; pero si uno tiene el tiempo, la capacidad económica y la salud para tomarlo a diario, no veo problema alguno siempre que sea con moderación y acompañado de alimentos y ojalá en buena compañía.

Por tanto, no es tanto un tema de número de días, sino de beber con responsabilidad y así poder disfrutar de esos grandes momentos que se generan en torno a una buena botella de vino.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.