"Todos tus muertos", cuando el arte es amigable

Con un equipo técnico de 21 personas y más de 70 actores, el caleño Carlos Moreno rodó y estrenó su segunda película en Andalucía Valle. Conmoción bajo el sol.
"Todos tus muertos", cuando el arte es amigable

Julio 9 de 2011. El día que Andalucía convulsionó

“María Ruth Olaya, próxima concejal de Andalucía felicita efusivamente al señor director cinematográfico y andaluz por adopción Carlos Moreno por la realización de su película Todos tus muertos y le desea mucho éxito en su carrera”. Este no era el único mensaje de felicitación escrito en el periódico del pueblo, El gelatinoso. En cinco de las ocho páginas del tabloide reposaba un texto igual o más rimbombante. Los 30.000 habitantes de la tierra de la gelatina de pata sabían que este día era especial, memorable. En el Coliseo municipal se estrenaría la segunda película de Carlos Moreno (Perro come perro 2008) y alrededor de 70 andaluces aparecerían en ella.

Desde las cuatro de la tarde los niños empezaron a salir vestidos de gala. Los señores paseaban en sus motos preguntando por boletas para la premier, y el taconeo de las mujeres andaluzas retumbaba en el asfalto ardiente de un pueblo con 24 grados de temperatura.

Los protagonistas de la película, que cuenta la historia de un campesino (Álvaro Rodríguez) que descubre en su plantación de maíz media centena de muertos arrumados, se paseaban de un lugar a otro atendiendo a los periodistas de la región.

A las siete de la noche la fila para entrar al Coliseo  se extendía a lo largo de tres calles. Una hora después los andaluces estaban listos para la función, asombrados por la presencia de personajes que sólo habían visto en televisión y que ahora los saludaban con efusividad. Pero 20 minutos después de que el enorme proyector ubicado en la mitad del coliseo empezara a dar vueltas la cinta se congeló, el sonido parecía poseído por los muertos. El show se detuvo.

No se van, los andaluces no se van

Al principio se irritaron, gritaron, abandonaron las sillas, y los más impacientes huyeron. Pero los que habían esperado un año para ver la película no se inmutaron.  Con el micrófono en la mano el protagonista de Todos tus muertos lideró la angustiosa espera y en medio de la presión empezó a narrar las peripecias del rodaje.

Una hora y media después llegó la solución al problema en forma de DVD. Risas, gritos, y algunos silencios reflejaron la percepción de los andaluces frente a la cinta. Al final, un público consciente de la problemática que abordaba la película comentaba sin tapujos, “me parece que refleja la realidad de la política de los pueblos  colombianos”,  “lograron hacer una historia sobre violencia sin una gota de sangre”. A las 11 de la noche terminó  el espectáculo que puso fin a un día poco común en un pueblo del Valle del Cauca.

Enero 29 de 2011. “I need a one traductor”: Álvaro Rodríguez

Seis meses antes de aterrizar en Andalucía, Álvaro Rodríguez llegó a Utah, E.U para participar en el Festival de cine de Sundance. La película se ganó el premio a Mejor fotografía, pero el responsable de que el sol brillara siempre en la dirección indicada, Diego Jiménez, estaba en otro continente y Álvaro, más asustado que sorprendido, tuvo que recoger la estatuilla. “Thank you very much, pero I don’t speak english” fue lo único que se le ocurrió decir. “Una cosa más, I need a one traductor”. El público estalló de la risa y coreó  “spanish, spanish”,  el sevillano se despachó en su lengua natal, con los ojos bien abiertos.

Después llamó por teléfono a sus compañeros que proyectaban la película en Holanda. Ninguno esperaba ese reconocimiento, pero todos sabían que el trabajo naturalista del director de fotografía no podía pasar por alto.

“La película transcurre en un solo día, por eso cuadrar la luz era lo más complicado. Tuve que llegar dos semanas antes del rodaje a Andalucía para sentarme con Carlos Moreno durante horas y horas hasta concluir que debíamos crear un set circular y rotar a los personajes según la dirección del sol” comenta Jiménez. ¿Entonces, qué cree usted que premiaron los jurados de Sundance?  parece dudar antes de responder pero no refleja inseguridad, se trata más bien de humildad, “premiaron la sencillez, la fotografía sin pretensiones”.

Febrero 25 de 2010. Romance en el maizal

Él es bajito e histriónico. Sus manos dicen tanto como sus ojos que cierra o abre según su sentimiento. Se apasiona cuando habla de arte, de cine, de teatro, de mujeres, de comida, se apasiona siempre, y su mirada se transforma al hablar de su cómplice. Una sonrisita con intención de carcajada se apodera de su rostro cuando recuerda la “inteligencia sencilla” con la que su compinche, Carlos Moreno, trabaja.

El compinche es alto y sencillo. Menos dramático y más tímido.  Para hablar de su colega se inclina hacia atrás y suspira, “es el hombre con más vocación que conozco” dice y no se guarda elogios hacía el actor que ha participado en sus dos películas: Álvaro Rodríguez.

Se conocieron hace más de cinco años y desde entonces trabajan y trabajarán juntos.  En esta ocasión el director le encargó al actor un personaje muy particular. Un campesino de mirada desordenada que  tiene los diálogos contados. Un hombre que desde que descubre una montonera de muertos en su cultivo pierde la conciencia. Para descubrir el origen de este mal chiste, Salvador, “el bizcocho”, acude a los líderes de su pueblo: alcalde y policía, quienes justo ese día deben organizar las elecciones populares. No pudo escoger peores compañeros de lidia. Los dos policías y el alcalde deliran bajo un sol implacable que les impide pensar. Los muertos se convierten en una carga peligrosa en un día tan trascendental para un pueblo. Son muertos con identidad y con sentido. Muertos que reflejan la crítica situación de los municipios colombianos. Muertos sin un rastro de sangre. Muertos y una reflexión para cada espectador.

Ficha técnica

Dirección: Carlos Moreno

Guión: Carlos Moreno y Alonso Torres

Duración: 88 minutos

Actuación: Fernando Lara, Alvaro Rodríguez, Jorge Herrera, Martha Márquez, Harold Devasten, John Alex Castillo.

Estreno nacional: 15 de julio