"Volveré a las matemáticas cuando mi hija me necesite": Ricardo Vélez

A propósito de la obra de teatro “Mientras el mundo gira” de la que hace parte, Ricardo Vélez nos abrió las puertas de su casa para compartirnos un poco de su vida.
"Volveré a las matemáticas cuando mi hija me necesite": Ricardo Vélez

Su casa impecable. Impregnada por el color, la música y el arte está diseñada para que Ricardo viva una etapa que anhelaba desde hace varios años: ser padre. Con su pequeña hija disfruta hacer música tocando las maracas y cantando. De vez en cuando se escapa de la rutina bogotana para visitar su ciudad natal: Londres, con el único propósito de ver teatro.

El mundo de las tablas lo descubrió en su juventud cuando tuvo la oportunidad de ver una obra en el Teatro La Mama, ubicado en el barrio Chapinero y sentenció que eso sería lo que haría en la vida: actuar.

Su adolescencia estuvo ligada al deporte. Practicaba baloncesto, natación y  montañismo. Años después, su buen desempeño para las matemáticas lo llevó a representar a Colombia dos veces en olimpiadas internacionales, esto le abrió las puertas de la Universidad Nacional, para estudiar matemáticas sin necesidad de presentar ningún examen de admisión.

Llevando un año de estudios en matemáticas puras Ricardo decidió presentarse a la Escuela de Artes Dramáticas con el propósito de  cumplir su sueño, pero le negaron la admisión por estar cursando otra carrera. Al cabo unos meses la Universidad Nacional entra en huelga y él aprovecha la oportunidad para presentarse de nuevo, esta vez obtiene un sí y es en ese momento en el que se da cuenta de que a lo que se dedicaría por el resto de su vida sería a la actuación.

Sin terminar sus estudios en la Escuela de Artes Dramáticas, decide aceptar la propuesta del director de teatro Jean Marie Binoche para viajar a París a crear un grupo teatral. Al llegar a la capital francesa empieza a vivir de  manera “guerrera”, como él la define él, pues trabajaba haciendo marionetas en el metro,  y así conseguía el dinero para mantenerse en Paris.

A los dos años el grupo se acaba y Ricardo decide irse a Londres en busca de trabajo como actor individual. Allí obtiene buenos resultados, forma parte de proyectos de la cadena televisiva BBC y de diferentes obras de teatro en la ciudad.

Luego de ocho años viviendo en la capital inglesa decide regresar a Colombia “por nostalgia, los afectos hacían mucha falta” asegura. Pero además vuelve al país porque su carrera actoral se había desarrollado por fuera y Ricardo consideraba que era el momento  de regresar y explorar campos actorales dentro de Colombia.

Su primer papel lo hizo en una serie llamada Hechizo, “le tengo cierto cariño porque era muy divertida. Tenía un sancocho divino que representaba nuestro imaginario colombiano” comenta. 

Cada uno de los personajes que ha interpretado le ha exigido una investigación previa, una especie de estudio profundo. Uno de los que más recuerda es Leder, de la película 'Saluda al diablo de mi parte': “fue una de las preparaciones más intensas porque era un personaje muy cargado y nocturno. Conseguí una silla de ruedas y ensayaba de 3 a 6 de la mañana. Hubo muchas emociones fuertes dentro de ese papel” agrega.

En la actualidad está involucrado en dos proyectos: el primero es en la serie Los tres Caínes del canal RCN, donde interpreta al presidente Juan Manuel Santos y el segundo es la obra de teatro: Mientras el mundo gira, del director español Carlos García. En este, comparte escenario con el actor Orlando Valenzuela y juntos interpretan, de una manera cómica, la vida de dos desempleados en un parque.

Como un proyecto personal a largo plazo tiene un guión para teatro, “quiero que sea musical. Las comedias trágicas son aceptadas siempre por los colombianos porque son graciosas, divertidas y entretenedoras” finaliza Ricardo.