¡Lugares que no son lo que parecen!

Uno ve un museo, pero es un hospital; da la impresión de ser un restaurante campestre, ero es una oficina de diseño… Muchas de las obras elegidas por la Bienal Iberoamericana de Arquitectura, de Medellín, rompen los esquemas.
¡Lugares que no son lo que parecen!

¿Hotel o base lunar?

1. Hotel Aire. Bardenas, España

Su estructura es alucinante. Una serie de cubos desordenados regados en medio de la nada se convierten, a medida que se acercan los turistas, en un hotel de ensueño. Está construido, como dicen sus creadores, no para refugiarse en el interior, sino para contemplar el exterior. Es un hotel de 4 estrellas ubicado a tres kilómetros de Tudela, en el límite de las Bardenas Reales de Navarra. La zona es semidesértica y sobre ella vuela con fuerza el Cierzo del noroeste. Como la mayoría de las edificaciones modernas de su estilo, la intención no es imponerse en medio del paisaje, sino mimetizarse.

¿Teatro o fábrica?

2. Almazara Olisur S.A. San José de Marchigüe, Chile

Uno tiende a pensar que se trata de sala de conciertos enclavada en mitad del desierto. Es difícil imaginar que la edificación, hecha de madera laminada, tableros contrachapados, fibrocemento, hormnigón aramado y vidrio, sea una fábrica de aceite de olvia. El reto para el arquitect Guillermo Hevia era no sólo diseñar una alamzara que funcionara muy bien industrialmente, sino que pusiera en evidencia el carácter ecologista de la empresa. El resultado es “un diálogo armónico entre naturaleza, producción e imagen corporativa”, la arquitectura al servicio del paisaje.

¿Biblioteca o jardín infantil?

3. Jardín Infantil El Porvenir. Barrio Bosa, Bogotá

En otro contexto, podría ser una pequeña biblioteca. Pero no, es un jardín infantil, y además, enclavado en una de las zonas más deprimidas de la capital colombiana, allí donde un preescolar es un oasis. El diseño es una belleza: está inspirado en los juegos de cubos de la remota infancia, las primeras herramientas que aprendemos a utilizar, justamente, en un jardín infantil. Los módulos, la estructura circular, los espacios, las divisiones, forman una propuesta lúdica que no sólo involucra a los pequeños sino a toda la comunidad de Bosa.

¿Oficina o restaurante?

4. Estudio de arquitectura Selgas Cano. Madrid, España.

Sí, podría ser un restaurante campestre, ¡pero es algo mejor!, por lo menos para quienes trabajan en él. Es un estudio de diseño arquitectónico. La idea de los arquitectos era una sola, y muy clara: “poder trabajar bajo los árboles”, pero sin el inconveniente de la luz sola directa sobre las mesas de trabajo. La solución, mezcla de plexiglás, fibra de vidrio, poliéster, entre otros materiales, es espléndida, lo suficiente romántica para cualquier creador, con la eficiencia que una oficina requiere Según José y Lucía, en su estudio todos los días son verdes, y los de lluvia son los mejores. Y todo esto en el corazón de Madrid.

¿Hospital o museo?

5. Hospital Sarah-Rio. Río de Janerio, Brasil

No estaríamos muy equivocados si pensáramos que es la nueva sede de un museo de arte contemporáneo. Y sin embargo, nada está más alejado de la realidad. Es un centro de rehabilitación neurológica, la sede en Río de Janeiro de la red de hospitales Sarah. Entre sus objetivos primordiales se encontraba la iluminación y la ventilación naturales, salvo en los quirófanos; y la integración de las salas de tratamiento a la naturaleza. Lo más espectacular es el auditorio, de 36 metros de diámetro en su base circular, una semiesfera que se abre en pétales en el techo como una cebolla. ¡Ideal para una exposición de arte!

Temas relacionados

 

últimas noticias

Opciones para ser expertos en cocina

Beneficios de la vela de soya

El chile: el rey de la comida mexicana

El arte de desmaquillar

Mochilas hechas a mano