Estreno de la película holandesa Mariposas negras

Sudáfrica, 1960. Ingrid Jonker, hija del ministro de censura del Parlamento Africano, busca el amor, busca un hogar. Ella es reconocida en los círculos intelectuales por sus poemas en contra de la política racial de su país, pero es rechazada por su padre, sobre todo desde que la diferencia de los ideales de ambos se ha hecho pública. El encuentro con hombres como Jack Cope y André Brink suple en algo su vacío, pero no su necesidad de un hogar y del amor familiar. Un grito demoledor a la libertad que traspasó el tiempo y que fue retomado por Nelson Mandela en su primer discurso ante el Parlamento sudafricano cuando leyó su poema "El niño muerto de Nyanga" y la presentó como una de las mejores poetas de Sudáfrica.