Franco Lolli, el director de cine colombiano que enamoró en Cannes

Los amantes del cine quedaron encantados con su ópera prima Gente de bien. Una película que, solo en Francia, ha tenido más de 50.000 espectadores, y que retrata la realidad de la sociedad colombiana.
Franco Lolli, el director de cine colombiano que enamoró en Cannes

Son las vacaciones de final de año. A sus diez años, Eric es abandonado por su mamá quien, al irse de Bogotá, lo deja a cargo de su papá Gabriel, un carpintero que vive en una habitación pequeña en el centro de la ciudad y trabaja para personas de estratos altos. Con el regreso de Eric a su vida, buscar el confort para los dos se convierte en su mayor prioridad.

Para lograrlo encuentra apoyo en María Isabel, una docente universitaria, madre de dos preadolescentes, quien con un corazón bondadoso, abre las puertas de su casa y le ofrece un trabajo fijo a Gabriel. Pero además se hace responsable de Eric, sin prejuicio alguno por las diferencias socio-económicas y sin ser consciente de las consecuencias a las que llegaría su apresurada decisión.

Con este cuadro de las clases sociales y los acercamientos positivos y negativos que existen entre ellas en la cotidianidad, Franco Lolli plasma una vez más una situación personal de su infancia que lo marcó para toda su vida. “En mis películas hablo de mi historia, la de mi familia y amigos de forma directa aunque en esta ocasión, con Gente de bien, son varios los personajes que tienen un toque de las impresiones guardadas de mis años en el Liceo Francés, los problemas económicos por los que pasé con mi mamá, mis vacaciones en Cartagena con amigos y sus familiares, la idea de tener un hermano adoptado, incluso de imaginar cómo hubiese sido la relación con mi papá quien murió antes de que yo naciera”, comenta Lolli. 

Pero además de eso, el director y guionista bogotano evidencia en sus creaciones el interés que siente por el ser humano, la pasión que le genera observar, analizar, acompañar y querer, para luego transformar esa realidad que resuena en su interior y toca su corazón. Siendo esta, sin lugar a duda, la marca que quedó de su paso por Francia, su segundo hogar.

 

_DMS9536
Durante más de tres años Franco aplazó la escritura del guion de Gente de bien. Cuando tomó la decisión, la creación no duró más de un año.

 

Lolli tuvo claro desde los diez años que lo suyo era ser director de cine, pues, además de sus tempranos deseos por transformar la realidad, descubrió un gusto simultáneo por estar rodeado de gente y encontrarse con él mismo a la hora de escribir. Con esa idea clara en su cabeza viajó a los 18 años a Francia a estudiar cine. Su primera parada al sur del país galo fue en la Paul Valéry University, Montpellier III, donde realizó un año de estudios generales de cine. 

Luego eligió la Université Sorbonne Nouvelle para hacer el segundo año de estudios generales y, pasar de allí, al concurso selectivo de la Escuela Nacional de cine francés, La Fémis. 

Al concursar junto a 600 candidatos y lograr el cupo, las puertas se le abrieron. “Tuve la suerte de hacer como proyecto de grado el cortometraje Como todo el mundo, con el cual gané el festival de cortos más importante del mundo, el Festival del Cortometraje de Clermont-Ferrand y eso me abrió absolutamente todas las puertas, además porque fue la primera vez, en 40 años, que un corto de La Fémis ganaba ese festival”, agrega Lolli.

Con este precedente sus dos siguientes producciones: Rodri, segundo corto, y Gente de bien, ópera prima, también fueron reconocidas a nivel mundial. Solo esta última, que se estrenará en las salas de cine del país el próximo 28 de mayo, participó en la Semana de la Crítica de Cannes 2014 recibiendo los mejores elogios de los asistentes y medios franceses. Además, ganó algunos premios como: Mejor película Festival de Cine de Lima, 2014; Mención Especial, Horizontes Latinos, Festival de Cine de San Sebastián, 2014; y Mejor película Festival de Gent, 2014.

¿Cuál es el secreto para que este director de 32 años tenga tanto éxito a nivel mundial? La respuesta se ve fácilmente en sus ojos y en la seguridad que tiene al hablar de cualquiera de sus creaciones. Contar historias que conoce a la perfección pero que además retratan con gran naturalidad, sin ningún tipo de melodrama, la realidad de la sociedad colombiana, es solo el primer paso. Para lograrlo sabe que la clave está en hacer un buen casting. “En él veo a las personas no como objetos, sino como lo que son. Prefiero que representen la cotidianidad de la cultura colombiana”, añade Lolli.

 

_DMS9527

Franco Lolli es un director de cine, guionista y productor bogotano, nacido en 1983. Su paso por la Escuela Nacional de cine francés La Fémis le abrió las puertas del mundo del séptimo arte con su primer largometraje Como todo el mundo.

 

Por esta razón, la mayoría de los actores que escoge son naturales tras el deseo de darles la visibilidad que no tienen, pero además, porque no conocen un código a la hora de dejarse dirigir. Él sabe sacarle provecho a esa situación y los lleva al límite. Para Alejandra Borrero, quien lleva 30 años en la actuación, trabajar bajo esta dinámica fue difícil. “Creo que Franco fue capaz de sacar algo esencial que yo nunca había mostrado, este trabajo es diferente a todo lo que he hecho. Realmente tuve que botar el guion a la basura. Cada vez que me aprendía algo, a él le parecía exagerado, entonces tuve que pensar en cómo darle gusto a un director que no me decía lo que quería, pero sí me decía lo que no quería”, cuenta Alejandra, quien representa a María Isabel en Gente de bien.

Esta cinta colombiana presentada en más de 60 Festivales alrededor del mundo ha tenido buena acogida por la crítica. Lolli lleva la perspectiva del cine colombiano a otro nivel. Christopher Tibble, periodista de Revista Arcadia, logra plasmarlo: “El éxito de la cinta se debe en parte a su estilo realista, despojado de sentimentalismo y lugares comunes. Con un guion simple, al que los actores jamás tuvieron acceso, y una gran actuación de Alejandra Borrero, la película triunfa donde la mayoría falla: cuenta una historia sin juzgar”. Tocando la fibra más profunda de quienes deciden disfrutar de su grandiosa creación, consigue demostrar que la naturalidad puede sobrepasar la ficción.

 

1 2 3

 

 

Consulta tu cartelera aquí.

Fotos: David Schwarz

 

últimas noticias

Una ofrenda para navidad

El valor de la poesía