Agencia AFP / 6 Feb 2021 - 4:00 p. m.

La vacuna de AstraZeneca tiene “eficacia similar” con variante inglesa del coronavirus

El antídoto del covid-19 desarrollado por la Universidad de Oxford y el laboratorio tiene una eficacia similar contra la variante altamente contagiosa que ya está en decenas de países.
La vacuna contra el covid-19 desarrollada por AstraZeneca y la universidad británica de Oxford fue la primera cuyos ensayos fueron avalados por una revista científica.
Astra

Análisis de ensayos clínicos realizados entre el 1 de octubre y el 14 de enero en el Reino Unido mostraron “una protección contra las infecciones sintomáticas similar, pese a una menor cantidad de anticuerpos”, afirmó la universidad británica en un comunicado.

“La vacuna no sólo protege contra el virus original de la pandemia, sino que también protege contra la nueva variante B117 que causó el resurgimiento de la enfermedad a partir de finales de 2020 en el Reino Unido”, explicó el profesor Andrew Pollard, jefe de los ensayos clínicos de Oxford.

Le puede interesar: Qué es el sedentarismo y cómo terminar con ese silencioso enemigo

La universidad no proporcionó sin embargo datos relativos a las variantes brasileña y sudafricana, que son motivo de preocupación por su posible resistencia a la inmunización.

En los últimos días, las autoridades sanitarias británicas también expresaron inquietud por una nueva mutación de la variante inglesa que presenta similitudes con la variante sudafricana.

El Reino Unido administra actualmente las vacunas AstraZeneca/Oxford y Pfizer/BioNTech, de las que han recibido una primera dosis casi 11 millones de los 66 millones de habitantes.

Lea también: Grupo suizo Novartis ayudará a Pfizer/BioNTech a producir su vacuna

País más castigado de Europa, con más de 111.000 muertos, el Reino Unido está actualmente confinado por tercera vez.

La vacuna de AstraZeneca fue aprobada para su uso por otros países y por la Unión Europea. Sin embargo, algunos países han preferido recomendarla sólo para los menores de 65 años, debido a los pocos datos relativos a las personas mayores en los ensayos clínicos.

Comparte: