Jean levantacola: ¿usarlo es cuestión de vanidad o de inseguridad?

Es fácil identificarlo, no hace falta ser detallista. La persona que se lo pone nota el cambio inmediatamente. ¿Usted compraría uno?

Foto tomada por Daniel Álvarez

Son de tela licrada. A todos los caracteriza algo: en la parte superior de cada glúteo se ven tres pinzas, las mismas que sostienen una bombacha disimulada que es perceptible cuando una mujer se lo pone. Son costuras perfectas, que logran lo imposible, mimetizadas encima de los bolsillos traseros.

La mujer o el hombre que se los ponga notará el cambio de inmediato. Lo mejor es el precio, se consiguen desde 25 mil pesos. Los hay para ambos, pero se venden más los de ellas. ¿Quién dice que no se los pone así se los obsequien? ¿Cuáles son las razones? Todos nos medimos un jean con la intención de vernos bien. Depende de la horma para adquirirlo. Con un levantacola es casi seguro que atrás se notará el resultado.

 ¿Para qué tener la cola levantada? ¿Es mejor tenerla arriba? ¿Quién dice “sí”? ¿A quién se le ocurrió la idea de decir que una levantada es mejor que una caída? Venga de donde venga esta tendencia, en Colombia es fácil encontrarlos. Es un invento que está a la mano, incluso por encima de las fajas. Son pocos los hombres que se animan a tenerlo. Las mujeres se tienen más confianza. Al menos en el Centro Comercial Gransan se encuentran prendas para ellas desde el primer local.

Difícil definir el perfil de la que se lo pone. Se puede hablar más de sus virtudes que de los defectos. Los críticos dirían que son inseguras porque necesitan portar nalgas levantadas para salir a la calle. Otros también pueden afirmar que lo suyo no son los prejuicios; así como se ponen uno con las tres costuras atrás, pueden calzarse otro que refleje mejor la gravedad.

La persona que suele usar filtro en sus fotos perfectamente clasifica para lucir un levantacola. La que exhibe el gesto de siempre frente a una cámara fotográfica, como Kim Kardashian,  entra en la lista. Ya va siendo hora de dar la bienvenida a este tipo de jeanes. No sé cuántos años transcurrirá para que las marcas internacionales se le midan a comercializar este milagro de la ingeniería textil. El día que eso ocurra, tal vez se masifique su consumo. Y a nadie le dará verguenza reconocer que tiene un par guardados en su armario.  

838140

2019-02-05T21:01:34-05:00

article

2019-02-05T21:14:15-05:00

ctorres_250930

cromos

Alberto Ochoa Mackenzie

Cromos

Jean levantacola: ¿usarlo es cuestión de vanidad o de inseguridad?

68

2361

2429

Temas relacionados