«Lo mejor de trabajar juntas es que nunca paramos de reírnos»: Silvia Tcherassi

La elegancia y el estilo las unió desde que Silvia era una niña. Ahora, estando en ciudades diferentes, se las arreglan para compartir lo mejor que más las une: la moda.
«Lo mejor de trabajar juntas es que nunca paramos de reírnos»: Silvia Tcherassi

Cuando uno ve a Silvia al lado de su mamá, comprueba que la elegancia no es algo que se adquiere, se hereda. El buen ojo para los detalles y el buen gusto por la moda lo comparten desde que Silvia era una niña y acompañaba a Vera a las diferentes ferias de moda del mundo y la ayudaba a escoger telas para traer a Barranquilla, donde tenía un taller de confecciones.

Ahora funciona a la inversa, es Vera quien acompaña a su hija a escoger y comprar los materiales que Silvia utiliza en sus desfiles. ¿Cómo  logran trabajar unidas? Ambas coinciden en la respuesta: diversión.

Para Silvia, es una excusa para pasar más tiempo juntas (Silvia está radicada en Miami y Vera todavía vive en Barranquilla). Se turnan para respetarse los espacios, así que se aseguran de aprovechar el tiempo lo más que puedan. Sin importar las trasnochadas y las largas jornadas de trabajo, se divierten.

Ya sea en editoriales de moda, en desfiles, en ferias de moda en Milán, París o Nueva York, Vera siempre está al lado de Silvia. «El buen ojo, el sentido de la proporción, lo tiene ella, no yo, así que no la contradigo nunca», afirma Vera. No tiene ningún problema en que su hija sea la jefe, al tiempo que Silvia no tiene reparo en ser jefe de su mamá. «Respetamos la opinión de cada una, yo escucho todo lo que mi mamá me dice y al final la última palabra la tengo yo».

Así llevan trabajando más de veinte años y les ha funcionado tan bien que lo que Vera hizo con Silvia, ahora Silvia lo hace con Sofía, su hija, quien a sus dieciséis años completa este trío con una mirada juvenil y moderna.