Publicidad
Redacción Cromos / 23 Nov 2022 - 7:24 p. m.

5 características para identificar y prevenir el bullying

El bullying puede iniciar de manera silenciosa, pero si prestas atención a estas 5 señales puedes identificar el acoso a tiempo para prevenir que avance más.
El bullying puede iniciar de manera silenciosa, pero si prestas atención a estas 5 señales puedes identificar el acoso a tiempo para prevenir que avance más.
Foto:

El acoso escolar o bullying (termino en inglés), es un fenómeno común en los entornos escolares de nuestros países de la América Latina y el Caribe, que afecta por igual a niños y adolescentes sin distinción de edad, etnia o nivel socioeconómico.

Tanto si supone violencia física, psicológica o ambas, el acoso escolar tiene un impacto significativo de corto, mediano y largo plazo en la vida de los niños y adolescentes involucrados, ya sea como agresores, víctimas u observadores.

Te invitamos a leer más contenidos como este aquí.

Lee también: Síntomas de que tu hijo puede estar sufriendo de ansiedad

Este tipo de violencia es relevante porque afecta negativamente a la víctima, disminuyendo su autoestima y confianza, lo que puede conllevar a que padezcan de frecuentes estados de ansiedad, depresión, autoagresión e incluso conducir al suicidio.

“Una de las preocupaciones importantes y significativas que tienen ahora los padres de familia y que tenemos los colegios es lo que se llama el fenómeno del acoso, o usando la palabra inglesa del bullying, que se refiere a una relación no sana entre 2 estudiantes o entre un grupo de estudiantes”, explica Rosita Caro, fundadora y directora del Colegio Hacienda Los Alcaparros, filósofa de la Universidad del Rosario y especialista en Prácticas Colaborativas.

¿Cómo identificar el bullying?

Este tipo de violencia es relevante porque afecta negativamente a la víctima, disminuyendo su autoestima y confianza, lo que puede conllevar a que padezcan de frecuentes estados de ansiedad, depresión, autoagresión e incluso conducir al suicidio.
Este tipo de violencia es relevante porque afecta negativamente a la víctima, disminuyendo su autoestima y confianza, lo que puede conllevar a que padezcan de frecuentes estados de ansiedad, depresión, autoagresión e incluso conducir al suicidio.

La educadora nos explica que hay ciertas características para que una situación se pueda identificar como bullying o si es solamente un conflicto temporal.

En general reunimos 5 características de lo que es acoso. No quiere decir que, si solo hay 2 o 3 características no hay bullying, sino que son los indicadores generales para poder identificar que se está forjando un espacio no sano”, aclara Rosita.

1. Hay una diferencia significativa de poder

Por ejemplo cuando un niño más grande molesta a otro más pequeño o se reúnen entre 3 para molestar a uno solo, hay una marcada diferencia de poder”, afirma la directora.

El primer indicador de que se está creando un escenario en el que podría haber acoso es que haya un desequilibrio evidente en el poder, por lo que “los juegos o chistes” nunca serán parejos, sino que habrá uno a quien se dirige el acoso, al estar en desnivel.

Te puede interesar leer: Cinco beneficios de aprender a crear videojuegos en la niñez y adolescencia

2. Es repetitivo

Es posible que se dé una situación incómoda, pero que suceda una sola vez. Por ejemplo, que me molestaron durante el recreo o que se burlaran de mi tarea, no significa que haya bullying, sino que hace parte de otros procesos de convivencia”, aclara Rosita Caro.

Sin embargo, si este escenario incómodo se convierte en un patrón en la relación, de hacerlo constantemente, sí podemos hablar de que es bullying. “Además si ese patrón es sistemático, es decir, siempre me molestan a mí o siempre lo molestamos a él, se va completando ese ambiente de acoso”

3. Se mantienen unos roles definidos

También se puede presentar la situación de “juego brusco” que se puede confundir con el comienzo de acoso, pero no lo es.

A veces sucede que me molestan a mí, pero yo también molestó a otros y hay como ese juego que pareciera un ambiente acosador, pero realmente es un ambiente de un juego pasivo agresivo (que también se puede intervenir) pero no es necesariamente un bullying”, explica la educadora.

Pero si siempre los roles se mantienen (unos son los que molestan y otros son los agredidos) sí se puede estar forjando un ambiente no sano.

Recomendado: Crianza: Esta es la razón por la que tu hijo se porta bien con todos menos contigo

4. La agresión es intencional

Es decir se ponen de acuerdo, se cruzan miradas y en esas miradas rápidamente deciden caerle a la personita que está haciendo acosada”, afirma Rosita.

Si hay una razón de ser detrás de esas agresiones, como hacerlo sentir mal con su apariencia, que ceda a alguna petición, etc., sí hay una intención, por lo que sí puede haber bullying.

5. La víctima es vulnerable

Generalmente en una situación de acoso, el agresor selecciona a su víctima buscando alguna característica o “debilidad” que puede aprovechar a su favor para que sea vulnerable ante sus agresiones.

Si el niño que está siendo acosado de alguna manera no tiene cómo defenderse, es decir, es una persona que efectivamente tiene una vulnerabilidad, sí estaríamos hablando de bullying

Es importante recalcar que en el tema del acoso escolar no debe tener estas 5 características para que llame nuestra atención, sino que una sola ya es alerta para prestar atención a lo que esté sucediendo e intervenir a tiempo.

El bullying es como un virus de computador: todo parece estar bien y de pronto notas algo extraño, que en el momento dejas pasar, y cuando menos te das cuenta todo desapareció o todo está infectado y es mucho más difícil de reparar”, explica Rosita Caro.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.