Publicidad
Redacción Cromos / 28 Jun 2022 - 8:50 p. m.

¿El embarazo puede hacerte más distraída? Es más normal de lo que crees

Uno de los cambios que perciben muchas mujeres con el embarazo es la sensación de ser más torpe y distraída, ¿es normal?
Uno de los cambios que perciben muchas mujeres con el embarazo es la sensación de ser más torpe y distraída, ¿es normal?
Foto: Getty Images

Con el paso de las semanas del embarazo, muchas cosas empiezan a cambiar en nuestra vida; el aumento de peso, el aumento de sensibilidad y ¿el aumento de olvidos? Aunque suene gracioso, muchas madres afirman que en la gestación se sentían más distraídas y desconcentradas, además de que esto las volvía más torpes.

Te invitamos a leer más contenidos como este aquí.

Lee también: 7 posiciones para una lactancia materna sin dolor

Algunas personas llaman a esta etapa como tener “cerebro de embarazada”, en el que los despistes y torpezas son muy comunes. Incluso, esta “condición” es más normal de lo que parece, por varios factores físicos que nos afectan en el embarazo.

¿Por qué estoy tan torpe en el embarazo?

Un efecto secundario dentro del embarazo, del que no se habla tan continuamente, es una especie de torpeza temporal que, afortunadamente, desaparece con el nacimiento del bebé.

Uno de los principales factores que aportan a esta torpeza es el crecimiento del vientre, que a su vez modifica la curvatura de la espalda para sostener el peso y, a medida que la barriga crece, la mujer ya no puede verse bien los pies ni controlar bien las distancias por lo que podría perder la estabilidad.

Te puede interesar leer: Tips para aliviar las náuseas en el embarazo

Además, en estos meses se da una relajación de las articulaciones y retención de líquidos, que pueden hacer que la embarazada no sujete los objetos con la misma firmeza y seguridad.

¿Qué hago para ser menos torpe?

Este es uno de los síntomas más difíciles de controlar (por no decir que es imposible) pero sí puedes trabajarlos para disminuir los pequeños accidentes:

  • Apóyate en tu pareja o miembros de tu círculo cercano
  • Presta más atención al coger o manipular objetos
  • Realiza movimientos más sólidos y conscientes
  • Cuando cocines o si conduces extrema la atención lo más posible para evitar accidentes
  • Si ves que ni aún con esta atención especial disminuye la torpeza, mejor deja los trabajos delicados durante una temporada.

Recomendado: ¿Por qué Kim Kardashian esperó 6 meses para presentarles su novio a sus hijos?

Mamá distraída durante el embarazo

Además de la torpeza, durante el embarazo pueden llegarnos problemas de concentración, despistes y olvidos, causados principalmente por los cambios hormonales. Este es un fenómeno normal, por lo tanto, mantén la calma, no dejes que esto te frustre y acéptalo, es algo temporal.

Además de los cambios hormonales, se suma que con la noticia del embarazo nuestra mente esté ocupada pensando en el bebé y todo lo que se necesitará en los próximos meses, como un método inconsciente de tener todo preparado para el nacimiento. Al pensar en cosas tan importantes como el estado del bebé, si nos estamos alimentando bien, lo que hay que comprar y demás, algunos detalles de nuestro entorno pasan a segundo plano y serán olvidados.

Lee también: ¿Qué pasa si llegamos a tener un hijo con un primo? Un experto genetista responde

La falta de concentración puede alargarse hasta el último trimestre del embarazo, cuando nos sentimos más fatigadas, momento en que más necesitaremos un buen descanso. Además, los despistes podrían seguir apareciendo tras el nacimiento del bebé si permitimos que se nos acumule el cansancio.

¿Qué hacer para no sufrir tantos despistes?

Cada mujer es distinta y puede buscar mecanismos que le funcionen para no olvidar nada, por ejemplo, puedes conseguir una agenda para escribir las citas importantes y pendientes, hacer listas de las tareas por realizar o tomar una pausa para organizar el caos mental que en ocasiones nos abruma.

Es importante que, en lo posible, intentes reducir las preocupaciones de nuestro día a día. Puedes ceder algunas responsabilidades para que no ocupen espacio en tu mente y dejar de exigirte tanto en el trabajo o en el hogar para no sobrecargarte. La mala memoria aumenta si sufrimos de estrés, por lo que relajarnos hará que ahorremos energía para concentrarnos en lo que nos importa.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.