Publicidad
Redacción Cromos / 7 Jul 2022 - 11:02 p. m.

Trucos para que tu hijo no llore con las vacunas

Si se acerca la fecha de llevar a tu hijo a completar su esquema de vacunas, estos trucos te ayudarán a evitar las lágrimas.
Si se acerca la fecha de llevar a tu hijo a completar su esquema de vacunas, estos trucos te ayudarán a evitar las lágrimas.
Foto: Getty Images

En Colombia tenemos un plan de vacunación completo para niños desde que son recién nacidos hasta los 5 años, para protegerlos de diferentes enfermedades como la tuberculosis, hepatitis, neumococo, entre otras.

Además de ser necesarias para la salud de nuestros niños, hacen parte del esquema de vacunación que está disponible en todo el país de manera gratuita, por lo que no hay excusa para no llevar a los niños a recibir sus dosis.

Te invitamos a leer más contenidos como este aquí.

Lee también: Cómo sacarle los gases a tu bebé: estas son las mejores posiciones para hacerlo

Sin embargo, como papás sabemos que este puede ser un momento complicado ya que muchos niños tienen miedo de las agujas, por lo que muy probablemente llegarán las lágrimas y las pataletas.

Con estos trucos las vacunas ya no serán un problema y podrás llevar a tu hijo sin que llore.

Trucos para que los niños no lloren con las vacunas

Bebés de 0 a 3 años

- Dale pecho o ponle su chupete: el movimiento de estar succionando hace que los niños pequeños segreguen endorfinas, aportando una sensación de bienestar al organismo. Por esto, si el profesional de la salud lo permite, que tu bebé esté tomando pecho ayudará a evadir las lágrimas.

- Estar en los brazos de sus papás: las vacunas de los primeros meses se ponen en las piernas, por lo que muchos doctores y enfermeras optan por pedirles a sus papás que los sujeten en una posición cómoda, haciéndoles sentir seguridad y tranquilidad.

Te puede interesar leer: 5 consejos útiles que toda madre primeriza debe saber

- Lleva su objeto favorito: después de los 6 meses de edad es probable que tu bebé ya tenga algún objeto con el que tenga un apego especial (como un juguete, una manta pequeña o un chupete), así que no dudes en llevarlo el día de la vacuna.

- No mentirles: si tu hijo ya es capaz de entender a dónde van, el día de vacunas puede ser aún más retador ya que no solo llorará con el pinchazo, sino desde antes. Lo fundamental es no mentirles, ya que romperías la confianza que tiene en ti. Explícales adonde irán y por qué.

- Despístalo: la distracción puede ser tu mayor aliado al llegar al centro médico. Tú conoces mejor que nadie a tu hijo por lo que puedes buscar la manera de hacerlo mirar para otro lado o hacer viajar a su mente a otro lugar.

Recomendado: Ansiedad por separación: así puedes ayudar a tu hijo

- Ponle algo frío: en niños un poco más grandes, tener la piel fría en la zona donde recibirán el pinchazo, puede ayudar a reducir la ansiedad. Es una técnica analgésica que puedes hacer con una bolsa de gel, una paleta o hielos puestos dentro de una toalla.

Niños de 4 años o más

Desde los 4 años la mayoría de los niños ya están capacitados para entender el porqué de las vacunas, recalcando que todo es para que se sienta bien y no se vaya a enfermar más adelante. Explícalo de manera sencilla, de acuerdo con su edad. También puedes decirle que de esta manera ayuda a cuidar a las personas que quiere y están a su alrededor.

Prepáralo también para el momento pinchazo, es mejor que sepan de antemano que podría doler un poco y que, de hecho, a nosotros como papás también nos duele cuando nos vacunan, así los harán sentir comprendidos y muy posiblemente hará que sientan en una intensidad menor ya que estarán preparados.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.