Publicidad
Redacción Cromos / 30 Aug 2022 - 9:04 p. m.

Crianza respetuosa: ¿Qué hacer si tu hijo te grita? Estos consejos te ayudarán

Si te has encontrado en el incómodo escenario de que tu hijo te grite, o incluso te pegue, estos consejos te ayudarán a manejar la situación.
Si te has encontrado en el incómodo escenario de que tu hijo te grite, o incluso te pegue, estos consejos te ayudarán a manejar la situación.
Foto: Gettyimages

Recibir los gritos o incluso algún golpe por tu hijo puede ser llegar a ser muy frustrante y hasta vergonzoso si llega a suceder en público. Por lo que es posible que, intentando mantenerte firme en la crianza respetuosa, no sepas exactamente cómo actuar.

Muchos papás pueden sentirse desesperados, mientras muchos se preocupan por la causa de la agresividad de sus hijos, sintiéndose culpables al creer que han fallado en algo.

Te invitamos a leer más contenidos como este aquí.

Lee también: ¿Cómo enseñar a mi hijo a no mentir? Consejos prácticos para papás

Durante los primeros años, es normal que los niños griten y muchos han golpeado a alguien alguna vez, por lo que debes tener presente que la forma en la que tú respondas a esa reacción agresiva influirá radicalmente en que vuelvan a actuar de nuevo de ese modo o darle fin.

La agresividad en los niños

Los niños pequeños pueden reaccionar con agresividad de forma física (pegando, empujando o pataleando con fuerza) o verbal (gritando e insultando). Estas reacciones son normales, sobre todo cuando tienen menos de 3 años, ya que puede ser su forma de comunicarse en muchas ocasiones al no saber cómo expresarse con palabras.

Por otra parte, cuando son más mayores (entre 4 y 7 años) es frecuente que estas reacciones se den cuando están cansados, frustrados o no se sienten comprendidos.

A medida que los niños crecen estas actitudes deben ir desapareciendo, ya que van aprendiendo otras formas de respuesta más adecuadas (mecanismos para expresar sus emociones negativas sin agresividad). Si esto no sucede, el desarrollo social del niño se verá muy afectado.

Te puede interesar leer: ¿Cómo calmar los caprichos constantes?

¿Por qué mi hijo me grita y me pega?

Existen muchas razones por las que un niño grita, insulta o golpea a sus padres. Estas son algunas de las causas más comunes y que te podrían ayudar a entender mejor a tus hijos:

  • Se sienten frustrados por no saber cómo afrontar sus sentimientos de una forma adecuada
  • No saben controlar sus impulsos y reaccionan de forma agresiva sin pensar en las consecuencias o alternativas para responder
  • Golpear a los padres, según los psicólogos, suele entenderse como una forma de manipulación para conseguir lo que deseen
  • La principal razón por la que un niño nos grita o intenta pegarnos es un intento de tener el control o sentirse poderoso en cierta situación. Un claro reflejo de esto se da cuando le dices “Detente ya”, “¿Por qué estás gritando?” o “¿Cuántas veces te tengo que decir que no hagas eso?” y obtienes como respuesta más agresividad, gritos o burlas.

Lee también: 10 pilares fundamentales para una crianza sana

Consejos para actuar cuando nuestro hijo nos grita o golpea

Cada caso es distinto, sin embargo, algo que tienen todos es común es que nuestra de forma de actuar en este tipo de situaciones es fundamental y marcará la reacción de nuestros hijos después. Por esto, traemos algunas pautas generales que nos pueden ayudar:

  • Establece límites claros y firmes: debes especificar qué es un comportamiento adecuado. No es necesario establecer muchas normas, pero las que pongamos en práctica deben ser claras y firmes, y lo más importante, que nuestro hijo las respete.
  • Regular nuestras emociones: como papás también debemos aprender a reconocer y comprender nuestras emociones para poder enseñar a nuestro hijo a hacerlo, tratándolos siempre con respeto. Estamos ahí para apoyarlos y ayudarlos a comprender estas nuevas emociones.
  • Sé su modelo a seguir: si queremos evitar que nuestros hijos reaccionen de forma agresiva, nosotros no debemos ser agresivos. Cuando estemos en el caso de que nuestro hijo nos grite o incluso nos golpee, debemos comportarnos de acuerdo con lo que deseamos, por lo que la mejor opción es mantener la calma, para sacar el tono agresivo de la situación y nuestro hijo no normalice el maltrato.
  • Fortalece la empatía: saber ponerse en el lugar del otro y entender que las cosas se pueden ver desde diferentes perspectivas puede ser un factor de protección, que te permitirá acercarte y que note que sí lo comprendes.
  • Dale tiempo y espacio para calmarse: si tu hijo está alterado no es buen momento para hablar, ya que es probable que no escuche ni razone. Otórgale un tiempo para que se relaje y cuando esté más tranquilo, siéntense a hablar sobre lo que ha hecho y explícale por qué no está bien su conducta. En ese momento sí aflorarán sus verdaderos sentimientos e intenciones.

Recomendado: ¿Cómo enseñar a tus hijos desde pequeños a evitar relaciones tóxicas?

Si las conductas agresivas de tu hijo son constantes, llegando a puntos tan álgidos que asusta o perturba a toda la familia, posiblemente es el momento de acudir en búsqueda de ayuda profesional.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.