Redacción Cromos / 8 Jun 2018 - 12:48 a. m.

El brasier invisible creado por una mamá para combatir su complejo

Después de su último embarazo decidió actuar en lugar de quejarse e inventó un producto que ha sido un éxito en ventas.
El brasier invisible creado por una mamá para combatir su complejo

Redacción Cromos

Getty.
Getty.

El embarazo transforma el cuerpo de la mujer. Lo hace más fuerte, más poderoso, más vital. Algunas mamás primerizas se ven al espejo y se sienten más hermosas que nunca. Otras, sin embargo, sienten que habitan una piel que no es suya. Y es que los cambios son muy distintos para cada persona. Hay quienes, por ejemplo, quedan con una barriguita que va desapareciendo con el tiempo. Otras ven que sus senos crecen y se escurren y ya no logran que se vean bonitos detrás de su vestido favorito (ese con el escote pronunciado que siempre la hizo sentir como diosas).  

Claro, estos complejos no solo surgen después de tener un hijo. Hay mujeres que siempre se han sentido incómodas e insatisfechas con su cuerpo. Viven frustradas porque sus senos son muy pequeños o agotadas, porque son muy grandes. No saben cómo hacer que ese vestido con la espalda destapada se vea bonito sin brasier y no logran encontrar una prenda que les permita lucir esa lindísima camisa con escote que les regalaron en Navidad.

La española Luisa Mula peleó durante mucho tiempo contra esos complejos, pero luego de tener a su tercer hijo decidió dejar de sufrir y más bien tomar medidas para empezar a sentirse a gusto con su cuerpo. Así surgió SOS10: un brasier adhesivo transparente que separa y eleva el pecho. “La idea surgió por necesidad –le explica la nueva empresaria al diario ABC–. Pensé en operarme, pero tenía mucho respeto a los quirófanos y no quería renunciar a sentirme bien en momentos determinados. Me acuerdo que la actriz Carmen Sevilla se arreglaba las arruguitas con esparadrapo, lo pruebo en el pecho y funciona. No hay que desistir a ponerse lo que una quiere cuando quiera”.

El brasier maravilla

El brasier sigue uno de los secretos de Kim Kardashian, aunque la española nunca lo supo hasta que su producto salió al mercado. En el 2016, la celebridad reveló a través de una foto en Instagram el truco que durante años había usado para ponerse despampanantes escotes en la pasarela. La magia provenía de una estrategia totalmente casera: pegar tiras de esparadrapo desde los senos hasta la espalda para sujetarlos y mantenerlos elevados y en el punto perfecto.  

Kim

Esa es básicamente la misma teoría que usó Luisa Mula, pero el brasier de esta mamá es mucho más sofisticado, no solo porque tiene un diseño delicado y cómodo, sino porque ella hizo la tarea completa para que su invento fuera aprobado en términos médicos.

Mula, más que imaginar su producto en tiendas de moda y en lencerías, lo veía en el sector farmacéutico. Por esta razón, ella misma probó diferentes adhesivos hasta encontrar el que más le gustaba y luego logró obtener el sello 3M, que certifica que tiene un grado médico y un uso quirúrgico.

Al principio quiso vender la patente pero a nadie le interesó, así que ella misma lo lanzó al mercado. Quería compartir con otras mujeres su descubrimiento y, cuando lo hizo, la respuesta fue abrumadora. Hoy, al ingresar a su página web, se encuentra el siguiente anuncio:

Estimados clientes:

Les comunicamos que debido al extraordinario número de pedidos recibidos en los últimos días nos hemos quedado sin stock. Por esta razón hemos procedido a bloquear la compra online y no se puede adquirir el producto en la página hasta que repongamos existencias. (No queremos que nadie pague y no reciba su envío de inmediato como venimos haciendo.) Podéis enviar un email a info@sos10.com y os comunicaremos de inmediato la disponibilidad del producto para que podáis comprarlo en la página (basta con que pongáis “Avisar cuando haya existencias”, ya que con vuestro mail nos basta para avisaros).

Fácil de usar

La caja que está a la venta cuesta alrededor de 20 euros y contiene 5 pares de adhesivos (es decir, sirve para cinco posturas, ya que no es reutilizable). Antes de usarlo, solo recomiendan limpiar restos de sudor, grasa o humedad. Al pegarlo, el ideal es que no queden arrugas para que quede ubicado de la manera correcta. Advierten, eso sí, que no se recomienda el uso continuado del SOS10 durante más de cuatro horas ya que puede producir irritación.

Ante tantas maravillas, una periodista de ABC decidió probarlo, para comprobar si en realidad era un invento revolucionario. Luego de la experiencia escribió: “Después de pasar cuatro horas con el sujetador lo he recomendado a mis amigas y familia para ocasiones especiales y para ropa no muy ajustada. Eso sí y otro aspecto a tener en cuenta: no todas las pieles son iguales y las que estén interesadas en llevarlo deben hacerse una prueba por sí mismas”.

sos

Brasier2

Fotos: www.sos10.com

Comparte: