El embarazo: en la semana 15 llega la hora de comprar ropa de maternidad

Tal vez pienses que podrás esperar meses antes de que tu barriga te obligue a cambiar de vestuario, pero tu cuerpo ya ha cambiado, aunque no te des cuenta.

Getty

No ves que tu panza esté más grande que antes; sin embargo, un día en la oficina, sientes la urgente necesidad de desabotonar el pantalón. No entiendes por qué, si la barriga es la misma. Pero te sientes tan incómoda que sueltas el botón y respiras aliviada. Te da tranquilidad haber llevado una camisa larga que te permite ocultar que andas a medio vestir.

Esa noche, frente al espejo, analizas bien tu cuerpo. Efectivamente la barriga es la misma, pero te das cuenta de algo: tu cintura empieza a desaparecer. Entiendes que tu cuerpo no solo crecerá hacia adelante, sino que debe expandirse hacia los lados, de tal forma que haya espacio para el bebé y para tus órganos.

Por eso, esa ropa pegadita con los que solías sentirte tan cómoda ya no te cierra como antes. Aunque sientas que no tienes barriga, es un buen momento para comprar, al menos, pantalones de maternidad. Tus camisetas y blusas posiblemente te sirvan por más tiempo, pero tu pelvis no dejará que aguantes los skinny jeans.

Para corroborar que tu cuerpo no es el mismo, súbete a la balanza. Es probable que en este punto ya hayas subido más de dos kilos.

Por tu organismo está circulando mucha sangre para que el bebé reciba los nutrientes que necesita, así que es posible que en los próximos meses se te venga la sangre por la nariz con más frecuencia. Trata de evitar el humo, el polvo y los aerosoles.

Si sueles tener alergias, como la rinitis, durante el embarazo pueden empeorar. Si tomas algún medicamento para controlarla, antes de hacerlo mejor consúltale a tu médico y ten presente que los sprays nasales generalmente tienen un menor impacto en el bebé que los medicamentos orales.

El bebé

Sus facciones son cada vez menos alienígenas y más humanas. Sus ojos se mueven al centro de su cara y sus orejas hacia los lados. Su tamaño es más proporcional: sus piernas finalmente son más largas que sus brazos, y su corazón, todavía en desarrollo, bombea 25 cuartos de sangre al día. También dobla sus rodillas y sus codos, pero su esqueleto aún está en construcción. Tiene el tamaño de un aguacate.

Por otra parte, continúa inhalando líquido amniótico: una vez el fluido entra a su tracto respiratorio permite que sus pulmones desarrollen los sacos de aire que le permitirán respirar oxígeno una vez llegue al mundo.

 

Te puede interesar

El embarazo: en la semana 11 una línea negra atravesará tu panza

El embarazo: en la semana 12 puedes saber si el bebé tiene alguna anomalía

El embarazo: en la semana 13 empieza lo mejor y aumenta el deseo sexual

El embarazo: en la semana 14 tu barriga se convierte en un imán

 

Fuentes

Irina Burd et al. "Amniotic fluid". U.S National Library of Medicine. MedlinePlus.

"Fetal Growth Chart". BabyYourBaby. Utah Department of Health, n.d. Web.

804129

2018-08-03T16:28:48-05:00

article

2018-08-03T16:34:42-05:00

nroldan_250929

cromos

Redacción Cromos

Maternidad y Bienestar

El embarazo: en la semana 15 llega la hora de comprar ropa de maternidad

72

3818

3890