El embarazo y el parto en tiempos de coronavirus

La pandemia lo está cambiando todo, hasta la manera en que traemos niños al mundo.

El embarazo y el parto en tiempos de coronavirus
Por ahora no hay ninguna prueba de que la enfermedad se transmita al feto.Getty

Todos estamos ansiosos. Tememos presionar el botón del ascensor, abrir la puerta del taxi y acercarnos mucho a las personas en el supermercado. Si cualquier persona siente angustia ante ese virus invisible que revolotea por el aire, qué pensarán las embarazadas, que en cualquier circunstancia deben ser más cuidadosas y más precavidas, y que, además, cargan con la preocupación de cómo será el parto en tiempos de aislamiento y hospitales virulentos.

Uno de los grandes problemas frente a la angustia de las madres es que hay muchas cosas que aún no sabemos con certeza. Son días de prueba y error. Sin embargo, existen ciertas respuestas en medio de tantas dudas, que cualquier mujer embarazada probablemente quiere saber.

Si estoy embarazada y me contagio, ¿le pasaré el virus al bebé?

Por ahora no hay ninguna prueba de que la enfermedad se transmita al feto. En Wuhan se han hecho pequeños estudios con mujeres embarazadas que estaban infectadas y sus bebés dieron negativo. El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos declaró que “se han reportado algunos resultados adversos en los partos, como nacimientos pretérmino, pero esta información está basada en data limitada que no aclara si lo ocurrido solo depende de la infección materna. Tampoco es claro si el Covid-19 puede cruzar la ruta placentaria hacia el feto”.

Hay que decir, por otra parte, que tampoco se ha demostrado que las mujeres embarazadas sean más susceptibles al coronavirus ni más dadas a tener síntomas severos. Es decir, es muy probable que corran el mismo riesgo que cualquier otra persona de su edad.

Me da miedo ir al hospital si entro en trabajo de parto…

Incluso antes del nacimiento del bebé, esta es una preocupación frecuente en las embarazadas. En China, por ejemplo, muchas dejan de ir a sus controles prenatales con tal de no salir de la casa. En otros lugares del mundo, los especialistas han estado dispuestos a hacer las citas virtualmente, cuando no se necesitan ecografías o exámenes de labortatorio. “Las personas están empezando a ver con atención cuál será el rol de la telesalud en esta era”, explicó a Vox Danise Jamieson, presidenta del departamento de Ginecología y Obstetricia de la Escuela de Medicina de la Universidad de Emory, en Estados Unidos. A mediano plazo, esto incluirá esfuerzos para que las mujeres reciban en sus casas los instrumentos para medir la presión arterial, ya que la hipertensión es una de las principales causas de enfermedad y muerte materna.

Mientras que esa es una realidad, muchas mujeres tendrán que seguir asistiendo a centros médicos para hacerse chequeos y exámenes de laboratorio. Ellas pueden tomar ciertas precauciones, así suenen obvias o innecesarias. Por ejemplo, cuando vayan a hacerse el control de diabetes gestacional, que requiere que la paciente tome una solución de glucosa para que le hagan una prueba de sangre una hora después, ellas deberían tomarse la solución y esperar  en el carro o fuera de la entidad de salud, para limitar la exposición al virus.

Para el día del parto, todo debería funcionar con normalidad. Jamieson piensa que no es necesario que las mujeres cambien las decisiones con respecto a la manera en que quieren tener a su hijo. Los sistemas hospitalarios están tomando todas las medidas necesarias para la seguridad de los pacientes. Muchas instituciones están cancelando cirugías electivas para abrir espacio para pacientes de Covid-19, pero el parto y una posible cesárea no son electivas, no es posible evitar que un bebé nazca cuando ha llegado su momento. Lo que sí deben tener en consideración las mamás es que están limitando el ingreso de personas, así que es muy posible que solo puedan tener un acompañante.

A pesar de esta recomendación, aquellas mujeres que no están en una etapa de embarazo muy avanzada y que planean tener a su bebé en una clínica pero les interesaba hacerlo sin epidural y sin demasiadas intervenciones médicas, podrían considerar el parto en casa. Para ello, el ideal es que contacten a los expertos con suficiente anticipación para confirmar si efectivamente es una alternativa viable para ellas.

Mientras llega el momento, siento que me va a dar un ataque de pánico.

Las mujeres que experimenten demasiada ansiedad en este momento, pueden:

1. Buscar por teléfono a su médico. Es clave salir de dudas. Con información a la mano, muy seguramente entenderán que no hay nada a qué temer.

2. Tomar una clase virtual de parto. Una vez más, el conocimiento tranquiliza la mente. Si sienten que tienen las herramientas para enfrentar el nacimiento de su hijo, la ansiedad disminuirá.

3. Piensen más en el presente que en el futuro. Hay que tomar un día a la vez, porque lo que se conoce sobre el virus cambia a cada hora, así que no vale la pena anticiparse.

4. Tengan presente que los mejores científicos del mundo están trabajando para acabar con el miedo y la incertidumbre. La cura o la vacuna pueden llegar antes de que nazcan sus bebés.

910392

2020-03-20T16:01:44-05:00

article

2020-03-20T19:16:57-05:00

nroldan_250929

cromos

Redacción Cromos

Maternidad y Bienestar

El embarazo y el parto en tiempos de coronavirus

48

5261

5309