En época de pandemia: cuidados para la alimentación en el colegio

Noticias destacadas de Maternidad y Bienestar

La pandemia por coronavirus (COVID-19) ha generado en todo el mundo una nueva realidad con cambios en todos los ámbitos personales, familiares y sociales, y un retorno completo a la normalidad de siempre aún se vislumbra lejano.

Los niños no son ajenos a este extraño e inesperado contexto, pues sus rutinas de estudio, convivencia, recreación y relaciones interpersonales también se han afectado, y hasta la forma de alimentarse cuando retornen a los centros educativos requerirá de ajustes a los que tendrán que acostumbrarse los estudiantes.

El momento de poner en práctica el modelo de alternancia y regreso gradual a los jardines infantiles y colegios ya se acerca. Y aunque su nutrición debe mantenerse con las mismas características de siempre, es decir que sea sana, equilibrada y placentera, la coyuntura de la pandemia si obliga a implementar otros parámetros de protección encaminados a evitar el contagio.

Por ahora tendrás la oportunidad de decidir si quieres que tu hijo siga recibiendo las clases virtualmente desde el hogar o de forma presencial durante algunos días a la semana. Si eliges la segunda opción, es esencial que le insistas en mantener en el centro educativo los cuidados que le has inculcado en casa e incorporar otros, sobre todo en las horas destinadas para la alimentación.

Te puede interesar leer: ¡Qué dolor de cabeza mamá! Sugerencias para evitarlo

Limpios y desinfectados. El primer paso lo debes dar tú al “realizar la desinfección de los alimentos crudos o procesados que envíes en las loncheras, así como la limpieza adecuada de termos, recipientes, utensilios y demás elementos para contener o consumir los alimentos”, como se aconseja en el anexo sobre Condiciones sanitarias y de bioseguridad para suministro y consumo de alimentos en establecimientos educativos, dado a conocer por los ministerios de Salud y Educación en los Lineamientos para la prestación del servicio de educación en casa y en presencialidad bajo el esquema de alternancia y la implementación de prácticas de bioseguridad en la comunidad educativa.

Sobre utensilios. Procura que los implementos donde pongas alimentos y bebidas que tu hijo va a llevar sean fáciles de abrir y manipular para que no tenga que pedir ayuda a otras personas. Recomiéndale guardarlos tan pronto los use y no permitir que alguien los toque, para reducir el riesgo de contagio.

Lavado de manos. Debe hacerlo muy bien durante mínimo 20 segundos con agua y jabón y, sin falta, antes de comer e inmediatamente después de finalizar la merienda.

Uso de tapabocas. Provéelo de bolsas de papel o selladas para guardarlo. Recálcale que antes de ingerir alimentos se retire el tapabocas agarrándolo por las cintas o elásticos y que lo deje en la bolsa sin arrugarlo. Tan pronto termine de comer debe ponérselo de nuevo tomándolo de las tirillas.

Te puede interesar leer: Lo que nunca te contaron antes de tener a tu bebé

No compartir. “¿Quieres un poco de la manzana que me puso en la lonchera mi mamá?”, “No deseo más jugo, acábalo tú”. Para reducir el riesgo de infección, estas iniciativas tan comunes como loables de repartir y distribuir lo que cada uno lleva al colegio, no son aconsejables durante la presencia del coronavirus en el país.

Mantener distanciamiento. Es fundamental que en todo momento permanezca a dos metros de distancia o más de sus compañeros y docentes y no al frente de ellos, especialmente durante el tiempo de refrigerio o almuerzo, cuando no tiene puesto el tapabocas.

No dejar nada. Recuérdale sobre la necesidad de que consuma todos los alimentos que lleva al colegio y que, de no consumirlos completos los deseche de acuerdo con las indicaciones dadas en el plantel educativo, ya que no es conveniente que retorne a casa con estos.

Para la nutricionista Silvia Margarita Contreras, todos estos cuidados son fundamentales para la seguridad de los niños y sus familias pero, “independientemente de si hay pandemia o no, algo necesario a tener en cuenta y que se debe aplicar siempre, son todas las medidas de higiene durante la preparación y uso de los alimentos y recipientes de cocina, así como durante las comidas. Asimismo, los padres deben concentrarse en una adecuada nutrición, disminuyéndole al máximo, a nuestros pequeños estudiantes, el consumo de fritos, productos procesados o con mucho azúcar y sal, y las bebidas envasadas”.

Comparte en redes: