La OMS reivindica la figura de la matrona para evitar hasta un 80% de las muertes en partos

Son enfermeras especializadas en obstetricia y ginecología que ofrecen apoyo físico y emocional a las embarazadas antes, durante y después del nacimiento de un bebé.

La OMS reivindica la figura de la matrona para evitar hasta un 80% de las muertes en partos
La presencia de las matronas permite que haya menos temores y obstáculos en el proceso.Getty

Con la medicalización del parto, las mujeres hemos perdido la capacidad de entender, oír y confiar en nuestro cuerpo. Todas deberíamos tener seguridad y confianza a la hora de tener un hijo, porque nuestro organismo está diseñado y preparado para hacerlo, pero, en realidad, llegamos a ese momento llenas de miedos y dudas que no permiten que el proceso fluya con naturalidad.

Por esta razón, la figura de la matrona se ha vuelto indispensable, ya que su presencia permite que haya menos temores y obstáculos en el proceso. Las matronas les dan a las mujeres toda la información que necesitan antes del parto, les enseñan a conocerse, les ofrecen herramientas para manejar el dolor y les dan la tranquilidad que necesitan para saber que son capaces.

Esto permite que su presencia en los partos reduzca las tasas de mortalidad materna y neonatal más de un 80 por ciento. Además, disminuye los partos prematuros en un 24 por ciento, según cifras aportadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Están motivadas por la pasión por su trabajo, un sentido de dedicación a sus pacientes, un impulso para mejorar el ambiente de trabajo, y la curiosidad y el compromiso de seguir aprendiendo a lo largo de sus carreras. Innovan, son pioneras en soluciones y contribuyen a que la asistencia sanitaria sea accesible y asequible para todos”, ha reivindicado la OMS.

Según el organismo de salud sexual y reproductiva de las Naciones Unidas (UNFPA), la tasa de mortalidad materna es de 216 muertes por cada 100.000 nacidos vivos. Se trata de más de 800 mujeres que mueren cada día en el proceso de dar a luz. “La mayoría de estas muertes son prevenibles y la gran mayoría de estas mujeres perdieron la vida debido a complicaciones y enfermedades que podrían haberse evitado con una adecuada atención prenatal, durante el parto y postnatal, servicios proporcionados por parteras”, asegura la ONU. Aunque la tasa de mortalidad materna y neonatal está disminuyendo, el embarazo y el parto “siguen siendo peligrosos para la salud de muchas mujeres en todo el mundo”, asegura la OMS.

Aparte del apoyo emocional, las matronas se ocupan del seguimiento del embarazo, de aconsejar hábitos saludables, monitorear al bebé, evaluar factores de riesgo y detectar problemas a tiempo. También acompañan a la mujer durante la dilatación y, en partos de bajo riesgo, pueden incluso atenderlos. Tras el nacimiento del bebé, se encargan de evaluar el estado de la mamá y el recién nacido, brindan asesoría en lactancia materna y controlan los puntos de la episiotomía o la cesárea.

En muchos países, entre ellos Colombia, la figura de la matrona o la partera (no son exactamente lo mismo, pero sus conocimientos y responsabilidades son muy similares durante el parto) no hace parte del sistema de salud. Pasan por alto que, según la OMS, las matronas pueden prestar el 87 por ciento de todos los servicios esenciales de salud sexual, reproductiva, materna y neonatal.

“Las matronas también proporcionan asesoramiento y servicios, y pueden realizar, por ejemplo, pruebas de detección del cáncer de mama y de cuello uterino en algunos países. La atención obstétrica de calidad también mejora las tasas de lactancia materna y los resultados psicosociales, lo que reduce el uso de cesáreas", proclama el organismo internacional.

Los avances de la ciencia han llevado a que hagamos a un lado conocimientos tradicionales que no solo pueden salvar vidas, sino hacer más llevadero el proceso de traer vida al mundo. En el instante en que el parto empieza a ser medicalizado y en que las mujeres pierden la seguridad en su capacidad de manejar el dolor y de pujar, todo se complejiza y es más probable que haya complicaciones. En cambio, si una mujer recibe apoyo, información y fuerza, todo se dará de una manera más rápida, más segura y más fluida.

De acuerdo con la OMS 73 países de los que se recogieron datos tienen el 96 por ciento de las muertes maternas del mundo, pero solo el 42 por ciento de las parteras, enfermeras y médicos del mundo. Unos 30 millones de mujeres no dan a luz en un centro de salud y 45 millones reciben una atención prenatal inadecuada.

Temas relacionados