Lactancia materna exclusiva en los primeros tres meses reduce alergias y asma

Noticias destacadas de Maternidad y Bienestar

Un nuevo estudio confirma que amamantar a los bebés recién nacidos fortalece su sistema inmunológico para toda la vida.

El asma y las alergias respiratorias son muy comunes en el mundo e impactan las vidas de cientos de millones de niños menores de 18 años, de acuerdo con el estudio realizado por la Universidad de Maryland, en Estados Unidos. Los pequeños que sufren estas enfermedades son extremadamente sensibles a los alérgenos que se transportan por el aire, como el polen, las esporas, el polvo y aquellos que producen los animales.

Estas condiciones médicas pueden ser causadas por diferentes factores: en algunos casos son géneticas, en otras ocasiones son provocadas por el ambiente y existen quienes las sufren por problemas en su sistema inmunológico. De acuerdo con Galya Bigman, líder de la investigación, la genética suele desempeñar un papel clave en estas enfermedades, pero la exposición a factores ambientales riesgosos –especialmente en el momento en el que madura el sistema de defensas del recién nacido– también puede ser crucial. Por esta razón, la leche materna es considerada la mejor fuente de nutrición infantil, debido al amplio rango de componentes que contiene para regular el sistema inmunológico.  

El estudio, publicado en la revista científica Acta Pediátrica, confirmó que la lactancia materna exclusiva durante los primeros tres meses de vida disminuye el riesgo de que los niños desarrollen alergias respiratorias y asma a los seis años. De los 1.177 pequeños estudiados, los bebés que fueron alimentados únicamente con leche materna hasta los tres meses de edad tuvieron un riesgo 23% menor de desarrollar alergias respiratorias a los seis años. Así mismo, tuvieron una probabilidad 34% inferior de padecer asma. Este riesgo, no obstante, solo estaba latente en niños que no tenían antecedentes familiares de esta enfermedad.

Por el contrario, cuando lactancia materna no fue exclusiva en los tres primeros meses, fue insuficiente para reducir el riesgo de alergias respiratorias o asma.

“Los trastornos de las vías respiratorias, como las alergias y el asma, pueden prevenirse en algunos casos fomentando la lactancia materna durante al menos tres meses”, aseguró Bigman.

La proporción fue así:

Los que fueron amamantados hasta los tres meses:

. Alergias respiratorias: 17.8%

. Asma: 8,3%

. Asma alérgico: 5,0%

Los que no fueron amamantados hasta los tres meses:

. Alergias respiratorias: 24,1%

. Asma: 13,1%

. Asma alérgico: 9,0%

A partir de estas cifras, los investigadores consideran que la lactancia materna debería promoverse de manera más enfática como una política de salud pública, especialmente durante los primeros tres meses del bebé. Hay que tener presente que, del total de niños estudiados, solo el 32,9% de ellos alcanzó la meta de los tres meses, un porcentaje que aún es muy bajo, teniendo en cuenta los enormes beneficios que puede brindar esta práctica a la sociedad.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.