Lactancia y alcohol: ¿puedo dar pecho si he tomado?

La respuesta parece obvia, pero no lo es. Tan poca claridad hay sobre el tema que, incluso, existe el mito de que la cerveza puede aumentar la producción de leche.

Lactancia y alcohol: ¿puedo dar pecho si he tomado?
Solo es aceptable la cerveza 0,0% y la ‘sin alcohol’ (de <1%). Getty

Por lo general, las mujeres evitan consumir alcohol durante el embarazo. Está comprobado que el trago puede atravesar la placenta y afectar el desarrollo del bebé. Existe, incluso, el síndrome alcohólico fetal, responsable de malformaciones y retraso mental. Frente a lo que indica la ciencia, las futuras madres se vuelven abstemias.   

Después de nueve meses sin probar un sorbo de alcohol, muchas mamás añoran une cerveza o un vino. O incluso algo más fuerte. En los días del posparto, en medio de tanta tensión, vendría bien un trago que relaje el cuerpo y el espíritu. Pero muchas no saben si la lactancia se los permite. Y hay muchos mitos que, en lugar de tranquilizarlas, lo que hacen es crear más dudas.

A mí, apenas regresé a la oficina después de la licencia, una colega me aconsejo: “Si quieres producir más leche, una cervecita siempre ayuda”. Mis ojos, que se abrieron grandes, anunciaron mi sorpresa frente a sus palabras, así que ella se apresuró a agregar: “Obviamente no te vas a tomar un petaco, pero una sienta bien”. (Te puede interesar: El bebé está quedando con hambre y otros mitos sobre la lactancia)

A pesar de la seguridad de mi colega, la ciencia dice lo contrario: es una sustancia nociva que penetra en el torrente sanguíneo y pasa a la leche que toma el bebé, por lo tanto, es preferible evitarla. Según e-lactancia.org (portal dedicado a estudiar qué es compatible o peligroso para la lactancia) el trago puede producir sedación, decaimiento, irritabilidad y retraso psicomotor en el bebé. Y si el consumo es excesivo, puede provocarle convulsiones y coma alcohólico.  

Por esta razón, e-lactancia.org ubica al alcohol en el riesgo nivel 2: alto. Es decir, recomienda no consumir o hacerlo ocasionalmente y de manera muy moderada. Solo es aceptable la cerveza 0,0% y la ‘sin alcohol’ (de <1%).

¿Y qué quiere decir consumo ocasional y moderado?

El cálculo se debería hacer de la siguiente manera: 0,5 gramos al día por cada kilo que pese la madre. Eso es lo máximo que debería tomar una mamá lactante. En el sitio web Bebés y más, especializado en maternidad y ya con casi 15 años de experiencia en el cubrimiento de estos temas, explican lo siguiente para dar una idea más clara: la cerveza tiene 4 gramos de alcohol por 100 cc., el vino tiene 12 gramos por 100 cc. y el whisky tiene 40 gramos por 100 cc. En mi caso, con un vaso de whisky sobrepasaría el límite diario.

A la hora de hablar del tiempo que hay que esperar antes de dar pecho o de las medidas que se pueden tomar para que el licor no llegue al bebé, también hay un montón de teorías que no tienen ningún soporte científico.

Pocos meses después de que naciera mi bebé, una amiga me explicó, sin un asomo de duda: “Puedes tomar, después te sacas la leche y listo” (Puede leer: Cómo almacenar la leche materna). Ella estaba tan convencida, que alcancé a pensar que tal vez su alternativa era cierta. Pero no. De nada me sirve extraer la leche si mi sangre todavía está cargada de alcohol; a través de la sangre, el alcohol llegará de nuevo a la leche que producirá mi cuerpo.

Según esto, lo importante es entender cuánto tenemos que esperar para que los niveles de alcohol en la sangre disminuyan. Cuando tomamos un trago, el máximo nivel de alcohol en la sangre llega 30 o 60 minutos después. Según esto, si vamos a tomar, es mejor hacerlo apenas pongamos al niño a dormir, ya que pasarán unas horas antes de alimentarlo nuevamente.

De acuerdo con e-lactancia: “El tiempo que hay que esperar para que el alcohol ingerido de forma ocasional haya desaparecido de la leche y de la sangre depende del peso de la madre (a menos peso, más tiempo) y de la cantidad de alcohol consumido (a más alcohol, más tiempo). Evitar dar pecho hasta después de dos horas y media por cada 10 -12 gramos de alcohol consumidos: un tercio de cerveza o una copita de vino. Las mujeres de unos 60 kg de peso deben esperar 2,5 horas después de un vaso de vino; 5 horas después de dos tercios de cerveza y casi 8 horas luego de tres copas de licor (ABM 2015: ver tabla en la referencia de Koren en Can Fam Physician. 2002)”.

Estos números indican que, en el caso de los bebés recién nacidos, cuyas tomas son cada tres horas, es mejor aguantarse las ganas (vale la pena leer: La leche materna es mágica).

875324

2019-08-09T16:34:39-05:00

article

2019-08-09T16:46:44-05:00

nroldan_250929

cromos

Natalia Roldán Rueda

Maternidad y Bienestar

Lactancia y alcohol: ¿puedo dar pecho si he tomado?

52

5002

5054