Leerles a los bebés en las unidades de cuidados intensivos beneficia a las mamás

Un estudio ha demostrado que hacerlo disminuye las tasas de depresión posparto, estrés y ansiedad.

Leerles a los bebés en las unidades de cuidados intensivos beneficia a las mamás
El experimento también aumentó la saturación de oxígeno de los neonatos durante la sesión de lectura.Getty

Cualquiera que haya tenido un hijo en la unidad de cuidados intensivos sabe lo doloroso que es. Y si no lo ha vivido, seguramente no le cuesta imaginarlo. Yo puedo contarlo desde mi propia experiencia: después de una tarde maravillosa después del parto, en la noche nos dimos cuenta de que el bebé no estaba oxigenando bien y tuvieron que llevarlo a ese lugar con niños atrapados en cajas transparentes.

Temían que mi hijo tuviera una bacteria en el estómago, así que, al siguiente día de su nacimiento, el único contacto que podíamos tener con él era a través de los orificios de esas cajas, por los que metíamos las manos para consentirlo. Todo ese día lloró sin pausa (porque no debían alimentarlo hasta que se desinflamara su barriguita), pero nosotros no teníamos permiso de alzarlo para consolarlo.

Fue uno de los momentos más tristes de mi vida. Ver a esos chiquitos vulnerables sufrir, aislados del contacto de sus padres y llenos de cables que les irritan el cuerpo es desgarrador. Por eso lloré tanto como él. No solo por ser testigo de su dolor, sino por sentirme desarmada, por no poder hacer nada más que acompañarlo.  

Uno vive esto en pleno posparto: con millones de hormonas revoloteando por el organismo y mientras la cabeza intenta asimilar el principio de una nueva vida. Si asumir la maternidad en muchos casos es difícil en circunstancias normales, tratar de hacerlo en medio de una unidad de cuidados intensivos puede ser agobiante mental y emocionalmente.

Por eso resulta esperanzador el pequeño estudio realizado por Susan Almarode, una enfermera veterana que trabaja con la Escuela de Enfermería de la Universidad de Virginia. A pesar de ser una investigación pequeña, basada en una muestra de solo 13 mamás, para cualquiera que pase por cuidados intensivos con sus hijos es iluminadora y vale la pena tenerla en cuenta. En particular aquellos que duran meses con sus niños recluidos.

Durante cuatro semanas, Almarode estudió a estas 13 mamás, quienes les leyeron a sus bebés durante 30 minutos, tres veces a la semana. Ese tiempo de lectura disminuyó las tasas de depresión y estrés posparto, mejoró sus habilidades para conectarse con sus hijos y, para rematar, aumentó la saturación de oxígeno de los neonatos durante la sesión y 30 minutos después.

Estos resultados son enriquecedores, especialmente si se tiene en cuenta que, de acuerdo con otros estudios, alrededor del 40% de las mamás con bebés en unidades de cuidados intensivos sufren de depresión posparto, en comparación con el 12% de las mamás norteamericanas en general.

De acuerdo con un estudio publicado en el diario Noise & Health, el ruido del ambiente está asociado a un desarrollo negativo de los niños tratados en las unidades de cuidados intensivos; no obstante, Almarode sugiere reevaluar estos hallazgos de acuerdo con su descubrimiento. Ella recomienda ser cuidadoso con los sonidos a los que son expuestos los niños según el caso.

Por ejemplo, a los bebés más delicados se les leyó con susurros durante sesiones breves de 5 minutos, mientras que eran monitoreados cuidadosamente. A los niños más grandes se les leyó con una voz regular. Además, según el estado de sus hijos, las madres acompañaron la lectura con caricias y abrazos.

La experimentada enfermera detectó que el 53,4% de las mamás tenía un alto índice de depresión antes de la investigación. Cuatro semanas después, esa cifra bajó a 15,4%. Además, el 93% de las mujeres aseguró que la lectura le ayudó a sentirse más cerca de sus hijos y el 100% decidió seguir leyéndoles al salir del hospital.

Los hallazgos indican la necesidad de realizar un estudio más ambicioso con un grupo de control que confirme los primeros descubirmientos de Almarode, pero les da luces a las madres que ya están pasando por esta situación.

 

860158

2019-05-11T12:12:35-05:00

article

2019-05-11T12:34:46-05:00

nroldan_250929

cromos

Natalia Roldán Rueda

Maternidad y Bienestar

Leerles a los bebés en las unidades de cuidados intensivos beneficia a las mamás

82

4082

4164