¿Cómo avanza la reincorporación de excombatientes en el Cauca?

hace 2 horas

Los padres y las madres no se pueden convertir en los enemigos de la hija que aborta

El ginecólogo Juan Carlos Vargas, asesor científico de Profamilia, habla del papel de la familia en el acompañamiento de la interrupción del embarazo.

Pixabay

Pregunté  el último domingo en una reunión familiar, posterior a las elecciones locales.

-Papá: ¿vos acompañarías a mi hermana a abortar?

Abrió los ojos como si yo hubiera empalidecido antes de convertirme en un fantasma.

-¡¿Cómo se te ocurre?! 

-Entonces la dejarías ir sola. Prefieres eso a que tenga tu apoyo.

-El aborto es un cri…

-En Colombia está despenalizado-lo interrumpí-. Hay tres causales que no son penalizables. Vuelvo y pregunto: ¿irías con ella?

Su silencio lo llenaron las palabras de mi mamá que, aunque no sabe cuáles son las tres causales, dijo que todas las madres deben apoyar a sus hijas y a sus hijos por más que no estén de acuerdo con su decisión.

El almuerzo familiar inspiró esta nota. Entrevisté al ginecólogo Juan Carlos Vargas, de Profamilia, para hablar del acompañamiento de las mujeres el día en que van a interrumpir el embarazo.

¿Con quién suelen ir las mujeres a interrumpir un embarazo?

Vienen muchas adolescentes solas, en el mejor escenario vienen acompañadas por el novio, un amigo o el hermano de una compañera, que es un poco mayor. Cada vez hay mayor participación de los padres en el cuidado de sus hijas, sobre todo en el respeto por las decisiones.

No es fácil para un padre y una madre afrontar el aborto de su hija. ¿Qué consejo les daría?

El primer abordaje a la interrupción lo debe hacer la mujer en el marco de las tres causales. Cuando ella ha hecho un reconocimiento del embarazo que no desea continuar, la recomendación es que lo comparta con el adulto de mayor confianza. Idealmente, este adulto debe ser uno de sus  padres o los dos. La determinación de ella es la que prima y es la que los profesionales en el servicio de salud van a respeta. Si los papás están en contra del aborto, los médicos no pueden hacer caso a lo que ellos digan. 

De todos modos, por más que haya decisión en el marco de las tres causales en que no está penalizado el aborto, compartir la decisión es casi imposible…

La recomendación es que haya argumentos. Debe haber comprensión, hay que entender las razones por las que la mujer está interrumpiendo el embarazo. Cuando no se oculta información, la mujer puede expresarse, manifestar que tiene dolor, sangrado, expresar sus dudas y, sobre todo, va a disponer  con quien ir al servicio de salud para minimizar los riesgos.

Qué les diría a los que están en contra del aborto?

Todos tenemos que mirar el aborto desde las tres causales. Si la causalidad es violencia sexual, es lógico que el primer abordaje sería decirles a los padres "no obligue usted a su hija a llevar un embarazo que ella no quiere llevar porque es producto de una conducta delictiva".

En el caso de una malformación fetal que sea incompatible con la vida, la recomendación es decirle "no obligue a su hija a continuar con un embarazo que le puede traer riesgos, porque en el país entre 50 y 70 mujeres por cada cien mil nacidos vivos mueren por causas relacionadas con el embarazo o el parto. Si es un embarazo que no tiene futuro por la malformación fetal, no la obligue.

¿Queda alguna huella psicológica en la mujer que aborta?

Además del apoyo familiar, lo ideal es que tenga seguimiento psicológico incluso antes de la interrupción del embarazo. Cuando sucede de esta forma, la literatura médica ha demostrado que no hay ningún tipo de secuela desde el punto de vista psicológico o emocional ni hay sentimiento de culpa. Aquellas mujeres cuyo feo es incompatible con la vida, ahí sí es recomendado que continúen con un proceso de apoyo psicológico. La mujer que requiera  terapia posterior, en Profamilia siempre estamos disponibles.

¿Qué sucede con las mujeres que interrumpen el embarazo más de una vez?

Cuando se recurre más de dos veces, hay que revisar las causales. Quizás haya una carga genética que esté implicando que ella tenga malformaciones. Si es por violencia, debe mirar a ver si está en un ambiente demasiado riesgoso para la violencia sexual y tratar de sacarla de ahí. Si es por causal salud mental, hay que mirar qué le está pasando para que ella se vea siempre tentada a un embarazo que puede evitar. 

Las tres causales en las que el aborto no está penalizado en Colombia:

1. Cuando existe peligro para la salud física o mental de las mujeres.

2. Cuando exista malformación del feto, que haga inviable su vida.

3. En caso de violación, transferencia de óvulo fecundado o inseminación artificial no consentida.

888679

2019-10-30T11:05:04-05:00

article

2019-10-30T11:25:21-05:00

ctorres_250930

cromos

Carlos Torres / Revista Cromos

Maternidad y Bienestar

Los padres y las madres no se pueden convertir en los enemigos de la hija que aborta

84

5368

5452