Lucha contra el machismo: médicos belgas piden terminar con pruebas de virginidad

En Reino Unido, Sudáfrica, Brasil y otros países se realiza este procedimiento que en la mayoría de los casos es motivado por razones religiosas. Como "un acto médico inútil para la salud, sin relevancia científica y con pesadas consecuencias potenciales para el bienestar de la paciente" lo calificaron especialistas de Bélgica.

Bélgica, Canadá, Países Bajos, España y Suecia también se llevaron a cabo solicitudes de pruebas de virginidad/Foto de Pixabay.

"Constato que esta señora no tiene ninguna enfermedad y que es virgen", escriben algunos médicos en los países donde suelen realizarse estas aberrantes pruebas.  La Organización Mundial de la Salud (OMS) las rechazó en octubre de 2018: "la expectativa social de que las mujeres deben seguir siendo 'vírgenes' se basa en nociones estereotipadas de que la sexualidad femenina debe reducirse dentro del matrimonio. Esta noción es perjudicial para las mujeres y las niñas a nivel mundial".

Ahora el Consejo Nacional del Colegio Médico belga se adhiere oficialmente a la posición. Consideran que los profesionales deben rechazar practicar los certificados de virginidad, "inútiles para la salud" y "sin relevancia científica", según, en una opinión publicada en su página web.

Las pruebas buscan en general atestiguar la virginidad de una mujer antes del matrimonio, a menudo por razones religiosas.

La OMS señala que la práctica ha sido "documentada" en Afganistán, Brasil, Egipto, India, Indonesia, Irán, Irak, Jamaica, Jordania, Libia, Malawi, Marruecos, Palestina, Sudáfrica, Sri Lanka, Suazilandia, Turquía, Reino Unido y Zimbabue.

En Bélgica, Canadá, Países Bajos, España y Suecia también se llevaron a cabo solicitudes de pruebas de virginidad. El Consejo Nacional Belga estima que estas pruebas constituyen "un acto médico inútil para la salud, sin relevancia científica y con pesadas consecuencias potenciales para el bienestar de la paciente".

"Pueden vivirse como agresiones" e "implican una discriminación entre mujeres y hombres, cuyas relaciones sexuales escapan a cualquier evaluación de este tipo", agrega.

El Colegio subraya también que "terceras personas solicitan a menudo estos exámenes sin tener en cuenta la intimidad personal y el derecho a la vida privada de la persona afectada".

Por tanto, "el Consejo Nacional del Colegio Médico apoya la declaración de la OMS" y "considera que no hay justificación para responder a una petición de redactar un certificado de virginidad".

Estas solicitudes deben diferenciarse del "examen forense de pacientes que han sido víctimas de agresión sexual o violación", precisan.