¿Por qué es importante la despenalización del aborto en Argentina para Colombia y América Latina?

La Cámara de Diputados de Argentina aprobó un proyecto de ley para despenalizar el aborto. Aunque todavía falta que pase por el Senado, es un logro clave para la región. Tres expertas nos dan su punto de vista.

Miles de personas festejaron la aprobación de la despenalización del aborto por parte de la Cámara de Diputados el jueves 14 de junio de 2018, en las inmediaciones de la plaza del Congreso en Buenos Aires (Argentina). Fotos: EFE.

El 14 de junio del 2018 es un día histórico para las mujeres argentinas y latinamericanas. El movimiento feminista de Argentina logró una victoria para los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, después de que la Cámara de Diputados aprobara, en una intensa sesión, un proyecto de ley, que fue presentado por séptima vez y busca despenalizar el aborto. Ahora el segundo round se dará en el Senado, una cámara mucho más conservadora.

La sede del Congreso en Buenos Aires amaneció rodeada de la expectación y ansiedad de miles de mujeres que retaron al frío gélido del invierno austral. Durante casi 23 horas, tiñeron una de las avenidas aledañas de verde, el color insignia de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que establece que toda persona gestante tiene derecho a interrumpir su embarazo durante las primeras 14 semanas.

El pleno arrancó el miércoles con un grupo de diputados a favor de la legalización, otro en contra, y una veintena que no se pronunciaba. Durante las horas que duró el fuerte debate, varios indecisos fueron posicionándose e, incluso, algunos legisladores cambiaron su postura, hasta que, en la mañana del jueves 14 de junio, llegó el momento de la reñida votación, que terminó con 129 votos a favor, 125 en contra y una abstención. (Puedes leer: Argentina, un paso más cerca del aborto legal)

Por este crucial suceso, hablamos con tres mujeres que han defendido los derechos sexuales y reproductivos de las colombianas y han estado detrás de la despenalización del aborto en el país, para que nos contaran su punto de vista sobre lo ocurrido en el sur del continente. 

 

Mónica Roa

Abogada, promotora de los derechos de la mujer.

monica_roa_foto_daniel_gomez_0
Foto: Diana Sánchez / El Espectador. 

La importacia de este hecho para Colombia y Latinoamérica es por varias razones. Primero, porque se sigue demostrando que el movimiento de mujeres en el mundo está desatando su poder para transformar la realidad. Segundo, porque en un mundo donde la amenaza de restricción de derechos es cada vez mayor, que la ciudadanía logre impulsar cambios políticos como estos de manera exitosa, es muy esperanzador. Y tercero, porque un debate libertario cómo este, en un país con gobierno de derecha y con papá en el Vaticano manda un mensaje muy potente.

Yo creo que no es nada fácil retroceder en las tres causales que son legales en el país porque en estos temas siempre hay grupos que van hacer todo lo posible por mantenerlas. Y, aunque intenten aprovechar todas las oportunidades para generar un retroceso, las tres causales en Colombia tienen pilares muy sólidos que no son nada fáciles de tumbar.

Lo que nos falta es dar el paso siguiente hacia una despenalización más amplia, que no sea porque hay circunstancias muy difíciles donde el aborto se debe permitir, sino porque entendemos que es fundamental reivindicar la libertad y la igualdad de las mujeres, requerirá de la construcción de un movimiento social muy amplio donde seguramente sean las mujeres jóvenes quienes llevan la batuta.

En ese sentido, las mujeres colombianas tenemos que contagiarnos de la fuerza y energía que irradia este movimiento global. El #MeToo que creó un antes y un después en Estados Unidos, el #8M que sacudió España, el #NiUnaMenos que empezó en Argentina y va ganando espacios en Latinoamérica. Las mujeres que han hecho parte de esos movimientos, se dan cuenta del poder tan inmenso que podemos tener cuando nos unimos, rompiendo incluso líneas partidistas muy incrustadas, como precisamente pasó ayer entre Macristas y Kirshneristas en Argentina. Este es el tiempo de las mujeres; este es nuestro tiempo.

 

Florence Thomas

Feminista y coordinadora del grupo Mujer y Sociedad, de la Universidad Nacional.

OPL_9387
Foto: Cortesía El Espectador.

Lo que pasó ayer en Argentina, muestra que los tiempos han cambiado y que es un buen momento para hacer posible lo que parecía imposible. Muy importante para las mujeres de Argentina y de toda América Latina. Muestra que cuando las mujeres se juntan todo es posible.

No nos olvidemos que Colombia es aún referencia en cuestión de aborto para muchos países de América del Sur y centro América. Dependiendo de los resultados del domingo podremos seguir avanzando o esperar y hacer todo lo posible para no retroceder. Sin olvidar que NUNCA lograron hacernos retroceder. Lo que tenemos que buscar ahora es sacar el aborto del ámbito penal como lo hizo Canadá. Y nada de causales, nada de limitaciones con el número de semanas de gestación. Sólo decisión de una mujer. Y punto.

Para seguir en esta lucha y lograrlo debemos organizarnos colectivamente. Pero como lo decía, depende mucho del contexto político de los próximos días.

 

Catalina Ruiz-Navarro

Columnista, feminista y activista

Catalina-Ruiz-Navarro
Foto: María José Sesma.

Una de las enseñanzas claves que dejó la experiencia de Argentina es que lo más importante es empezar por la despenalización social del aborto. Las estrategias en la región eran al revés: ganar primero en lo legislativo y luego trabajar en la implementación y la despenalización social. Eso pasó en Colombia: con la tutela logramos, desde 2006, que el aborto fuera legal en tres causales. Una de esas causales es la salud mental y por esa causal básicamente el aborto es legal, porque no es posible que tengas un embarazo no deseado y lo lleves a término sin que eso afecte tu salud mental.

Según esto, en Colombia tenemos una ley muy favorable que tiene el aborto despenalizado en todos los casos. Pero nadie lo sabe, nadie lo habla, la gente no tiene idea a dónde ir a abortar y todavía hay grupos religiosos que se plantan afuera de las clínicas que prestan los servicios para intimidar a las chicas que van a entrar…. Por este tipo de cosas la ley no se implementa. 

Este tema es difícil llevarlo a las cámaras de muchos países latinoamericanos porque, como no está despenalizado socialmente, apoyar el aborto para los políticos implica un costo: no van a votar por ellos. Cuando hay una despenalización social, al contrario, te vuelves un buen político por defender este tipo de causas. 

Yo tengo la esperanza de que esto que acaba de pasar en Argentina, que es tan inspirador, empiece a moverse hacia otras partes de Latinoamérica para que las mujeres empecemos a organizarnos. Yo quisiera decir que podemos hacer marchas como las de Argentina en otros países, pero tenemos contextos muy represivos, como los de El Salvador, Honduras y México, o como el de Colombia, en donde está estigmatizada la protesta social. Pero también creo que estábamos dormidos, no éramos conscientes de la importancia de que las mujeres nos tomáramos las calles. Y esto, en realidad, se logra en la calle, con la gente, mirándonos la cara y uniéndonos a una misma causa. 

El problema ahora, en Colombia, es que se espera que, si gana el gobierno de derecha, uno de los ministros sea Alejandro Ordóñez, el mayor enemigo del derecho al aborto. Entonces, a pesar de que Colombia tiene unas leyes muy progresistas y ha avanzado mucho en esto, estos avances están en un peligro real en estos momentos. 

Las mujeres colombianas tienes un viejísimo trabajo defendiendo el derecho a que las mujeres decidan sobre sus cuerpos. El problema es que, mientras no salgamos por completo del conflicto, los derechos sexuales y reproductivos no serán prioridad. Eso pasará si si se caen los acuerdos de paz con la llegada de un gobierno de derecha. El proceso de paz hizo una cosa muy bella en Colombia: logró articular una conversación feminista transversal en el campo, en la ciudad, con las mujeres de todas las etnias y razas, y yo tengo la ilusión de que esa articulación se sostenga si vienen tiempos oscuros. 

 

Beatriz Quintero

Activista feminista de la Red Nacional de Mujeres​

En Argentina, el aborto se encontraba en el código penal con un modelo de causales pero, a partir de la aprobación de la Cámara, se aproxima a la despenalización total. El modelo de causales lo tenemos en Colombia y está en Chile, Brasil y Bolivia; sin embargo, hasta el momento no se ha logrado una implementación efectiva o aceptable del derecho al aborto. En ese sentido, el caso de Argentina sería el primero en lograrlo, un logro liderado por el movimiento de mujeres. 

Entonces, lo que está pasando en Argentina es importante porque, por primera vez, el modelo de causales pasa a un modelo de apertura y reconocimiento del derecho con el liderazgo del movimiento de mujeres y con una institucionalidad que debe reconocer la solicitud que hacen las mujeres. Una muestra de ello es lo dicho por la diputada Gabriela Cerruti en el debate: “Como legisladores, la única obligación que tenemos es ser capaces de representar el mayor punto de conciencia colectiva en un momento, y ese mayor punto de conciencia colectiva en Argentina, hoy, esta allá fuera en la calle, es feminista y es joven”.

Los derechos humanos de las mujeres siempre se han reconocido a partir de luchas, por ello son una conquista. Y en un Estado Social de Derecho, como el colombiano, conquistas como las alcanzadas tienen protección. Digo esto porque, mientras que en Argentina dan un paso hacia adelante, en nuestro país hay personas que insisten en dar uno hacia atrás; no obstante, aquí, jurídicamente, existe el principio de progresividad y no regresividad, por lo tanto, un retroceso a la situación actual sería inconstitucional.

En Colombia siempre ha habido quienes han intentado desconocer los derechos de las mujeres, pero hacerlo es ir en contra del ordenamiento jurídico. Intentar desconocer un derecho como el aborto es ir en contra de los principios de nuestro modelo estatal. Las mujeres estaremos ahí una vez más insistiendo y trabajando para impedirlo. En el país, el movimiento de mujeres ha sido insistente y constante, aunque no hemos logrado una movilización masiva como la que sucedió en Argentina. Es importante que nos preguntemos por qué no se ha dado esa movilización y es importante reflexionar sobre nuestros mandatarios o representantes. Hace falta un mayor compromiso desde la institucionalidad, es fundamental que al congreso lleguen mujeres a representar a las mujeres, a defender también sus derechos, eso aún es un reto.

 

794603

2018-06-15T18:10:09-05:00

article

2018-06-20T11:52:45-05:00

[email protected]

cromos

Con información de EFE - Redacción Cromos

Maternidad y Bienestar

¿Por qué es importante la despenalización del aborto en Argentina para Colombia y América Latina?

101

12369

12470