¿Por qué las mamás viven tan cansadas?

Una encuesta encontró que la mayoría de las madres trabaja un promedio de 98 horas a la semana, lo que equivale a tener dos trabajos y medio.

¿Por qué las mamás viven tan cansadas?
Tienen solo una hora para ellas en el día.Getty.

De acuerdo con una encuesta publicada en Motherly, un espacio web dedicado a la maternidad, la mamá promedio suele arrancar su día a las 6:23 de la mañana y su trabajo termina alrededor de las 8:31. Esta información, proveniente de 2.000 madres estadounidenses con hijos entre los 5 y lo 12 años, indica que ellas trabajan 98 horas a la semana, como si estuvieran empleadas en dos trabajos y medio.

“Los resultados de la encuesta resaltan lo demandante que puede ser el rol de una madre y las numerosas tareas que implica”, dijo el nutricionista Casey Lewis, una de las cabezas detrás de la encuesta.  

Según la invetigación, una madre corre con suerte si llega a tener al menos una hora para ella en el día, por eso cuatro de cada 10 mujeres consideran que su vida consiste en una serie de tareas interminables.

Para robarse unas horas al día para ellas y para sobrevivir al agite cotidiano, muchas madres aseguran que deben recurrir a las tabletas, a las series infantiles en televisión, a la ayuda de los abuelos, a las comidas rápidas y, por supuesto, al café.

En medio de un contexto tan exigente, que obliga a las mujeres a vivir a las carreras, no causa sorpresa que el 72% de las madres reporten que les cuesta trabajo preparar comidas saludables para sus hijos. Es por esto que, con tanta frecuencia, terminan en el local de hamburguesas de la esquina con los niños.

Vale la pena mencionar, no obstante, que, a pesar de sentirse agotadas, la mayoría de estas mamás trabajan 14 horas al día con gusto. Para ellas, la maternidad merece invertir ese tiempo extra, ya que se reciben muchas otras cosas a cambio.

A pesar de la posición optimista de muchas de estas mujeres frente a su carga diaria, esta investigación debería motivar reflexiones y cambios necesarios, que permitan que las tareas en el hogar sean más equitativas. Es cierto que los niños suelen necesitar más a sus madres, y esto ocurre desde el nacimiento, cuando solo la mujer puede proveer al bebé del alimento que necesita. Pero, incluso desde ese momento, los padres pueden involucrarse en todos los procesos y disminuir las cargas de las mamás.

Por ejemplo, ellas pueden extraerse leche para que los padres las reemplacen en algunas tomas. Ellos pueden encargarse de preparar la comida de los adultos o de tender la cama. En muchos hogares, aún hay responsabilidades que dependen del género, pero es tiempo de que se repartan las labores de la cocina, de que juntos arreglen la casa y de que los dos acompañen a los niños a hacer las tareas, especialmente en tiempos en los que las mujeres tienen trabajos de oficina tanto o más exigentes que los de los hombres.

882136

2019-09-20T17:21:46-05:00

article

2019-09-20T17:37:25-05:00

nroldan_250929

cromos

Redacción Cromos

Maternidad y Bienestar

¿Por qué las mamás viven tan cansadas?

41

2756

2797