Tecnología para padres y madres: ingenieros inventan sensores inalámbricos para los bebés prematuros

Los padres de niños que nacieron antes de los nueve meses pasaron por una unidad de cuidados intensivos y quizás recuerdan los molestos sensores pegados a sus hijos, enchufados a los aparatos de control de las constantes vitales.

Pixabay

Un equipo estadounidense de ingenieros y médicos de Chicago ha creado nuevos sensores de silicona finos como el papel, flexibles y, sobre todo, inalámbricos, para permitir que los padres puedan tomar a sus bebés en brazos sin problemas, lo cual se considera muy importante para la salud del niño. 

Los creadores de esos dispositivos presentaron su invención en la edición del viernes de la revista estadounidense Science. 

En lugar de los cinco electrodos que suelen pegarse a la piel de un bebé para vigilar los latidos de su corazón, su respiración, la oxigenación de su sangre y su temperatura, el equipo diseñó dos sensores de cinco y dos centímetros de largo, para el pecho y para el pie. 

Éstos no tienen pilas y se pegan al niño con un gel adhesivo más ligero, hecho a base de agua. Los datos se transmiten mediante una antena minúscula a un receptor situado bajo la incubadora. 

Los sensores que se utilizan en las incubadoras no han cambiado desde los años 1960, dice John Rogers, director del centro de electrónica biointegrada de la Universidad Northwestern en Estados Unidos. 

Hacia 2016, su equipo especializado en la integración de componentes electrónicos en el cuerpo humano empezó a trabajar con pediatras del servicio de neonatalogía del hospital infantil Lurie de Chicago. 

"Queríamos hacer algo en el ámbito neonatal, ya que es ahí donde nuestros aparatos pueden aportar más valor", explica el ingeniero a la AFP. "Los bebés prematuros son frágiles, requieren una vigilancia permanente, y su piel está subdesarrollada, es muy sensible y se daña fácilmente". 

Su equipo comparó la calidad de los datos transmitidos de forma inalámbrica con la información enviada mediante cables en más de 80 bebés al día. Su conclusión fue que su tecnología era tan precisa como la antigua. Ahora falta conseguir la autorización de las autoridades sanitarias estadounidenses, algo que no ocurrirá antes de 2020, según Rogers.  

Piel con piel 

"Es un avance fenomenal", celebra Kelli Kelley, madre de dos niños prematuros, que tuvo un hijo que pesaba 700 gramos al nacer y permaneció cuatro meses en cuidados intensivos. 

"Es muy, muy difícil alimentar a tu bebé cuando es tan minúsculo y está atado a tantas máquinas. Es una barrera que nos impide tomarlo y crear un vínculo con él", explica Kelly, fundadora de una asociación de apoyo a las familias de los niños prematuros, Hand to Hold. 

En los hospitales estadounidenses se recomienda mucho el contacto "piel con piel" entre el recién nacido y sus padres. Se cree que el hecho de que éstos apoyen al bebé desnudo contra su pecho desnudo durante horas tranquiliza al niño, y varios estudios han mostrado efectos más profundos. 

"Esto podría reducir el riesgo de complicaciones pulmonares, de problemas hepáticos y de infecciones", dice Amy Paller, dermatóloga pediátrica en el hospital infantil de Chicago. 

Pero, actualmente, con todos los cables necesarios para vigilar las constantes vitales del bebé, resulta complicado instalarse con él en un asiento, y los movimientos se limitan a pocos metros alrededor de la incubadora. 

El equipo que inventó los nuevos sensores continúa los ensayos en Chicago, y esos dispositivos se distribuirán en un programa piloto en Zambia desde abril, y luego en India y en Pakistán, a través de la Fundación Gates y de la oenegé Save the Children, anunció Rogers. 

842729

2019-03-01T18:57:23-05:00

article

2019-03-01T19:02:27-05:00

ctorres_250930

cromos

Ivan Couronne

Maternidad y Bienestar

Tecnología para padres y madres: ingenieros inventan sensores inalámbricos para los bebés prematuros

103

3939

4042