Victoria Anna, la primera 'bebé probeta' de España, cumple 35 años

Fue el cuarto bebé que nació en Europa gracias a esta técnica. Y el sexto en todo el mundo. Nació al anochecer y el parto se inició espontáneamente a las 37 semanas de gestación.

Más de 30 años después de su nacimiento, la FIV se ha convertido en una práctica común. Foto: Dexeus Mujer

Este viernes cumple 35 años el primer bebé que nació en España gracias a la fecundación in vitro (FIV), Victoria Anna. Su nacimiento, al igual que el de todos los niños que fueron concebidos a través de esta técnica, fue un hito para la ciencia y abrió una puerta a la esperanza para muchas mujeres y familias con problemas de fertilidad. En España, además, fue el paso definitivo para impulsar el avance y desarrollo de la medicina de la reproducción.

Fue el cuarto bebé que nació en Europa gracias a esta técnica. Y el sexto en todo el mundo. Nació al anochecer y el parto se inició espontáneamente a las 37 semanas de gestación. Sus padres eran una pareja de Badalona. La madre tenía un problema de obstrucción en las trompas de Falopio que dificultaba el embarazo. Pero una vez que se quedó embarazada, "la evolución del embarazo fue completamente normal, aunque realizábamos controles exhaustivos cada tres días", puntualiza el doctor Pedro N. Barri, que junto con la doctora Anna Veiga y un equipo de especialistas del centro Dexeus Mujer fueron los autores del logro, y los primeros en aplicar la FIV con éxito en España e introducir esta técnica en España.

Ver: ¿Cuánto cuesta la leche materna y por qué Noruega la incluye en el PIB?

Más de 30 años después de su nacimiento, la FIV se ha convertido en una práctica común. Se calcula que el número de bebés que han nacido a través de ella supera los 8 millones en todo el mundo. Sin embargo, estos expertos señalan que, desde 1984, el perfil de las pacientes, los motivos por los que recurren a la ayuda de la reproducción asistida y las técnicas utilizadas han experimentado un cambio radical.

"Cuando empezamos, la mayoría de las mujeres tratadas estaban casadas o vivían en pareja, mientras que actualmente el perfil mayoritario de las pacientes de reproducción asistida son mujeres de edad avanzada, así como mujeres solas o sin pareja masculina y homosexuales que recurren a la fecundación in vitro para crear una familia, lo que ha dado paso a nuevos modelos muy diferentes al concepto tradicional", explica la doctora Veiga.

Según los datos del centro en 2018, en un 40 por ciento de los casos, las causas por las que se recurre a las técnicas de reproducción asistida son factores de origen femenino: fallo ovárico oculto (15%), endometriosis (12,3%) y deseo de maternidad por parte de mujeres sin pareja (8%), entre otras. En el resto, el origen es masculino (problemas de movilidad, concentración o cantidad de esperma) o mixto (afectan a los dos miembros de la pareja).

Ver: La OMS reivindica la figura de la matrona para evitar hasta un 80% de las muertes en partos

Asimismo, las tasas de éxito (tratamientos que finalizan con bebé nacido) han mejorado de forma significativa, y de un 15 por ciento inicial han pasado a un 35-45 por ciento para FIV/ICSI si el tratamiento se realiza con óvulos propios, y superan el 50 por ciento en los casos de ovodonación, alcanzándose tasas acumuladas de hasta un 80-90 por ciento.

870592

2019-07-12T12:06:41-05:00

article

2019-07-12T20:29:53-05:00

mfranco_250925

cromos

-Agencia Europa Press

Maternidad y Bienestar

Victoria Anna, la primera 'bebé probeta' de España, cumple 35 años

69

3579

3648

Temas relacionados