«Solos llegamos rápido, pero juntos llegamos lejos» Natalia León

*La barranquillera fue elegida Secretaria Regional Para Latinoamérica de la fundación Streetfootballworld*.
«Solos llegamos rápido, pero juntos llegamos lejos» Natalia León

¿Cómo un alemán terminó en Medellín creando una fundación enfocada en fútbol? 

Hace 20 años, Jürgen Griesbeck, un alemán radicado en Medellín, decidió dejar sus estudios a raíz de la muerte de Andrés Escobar. Con la idea de hacer un proyecto con las pandillas locales para que utilizaran el fútbol como estrategia para combatir la violencia se dirigió a las comunas en Medellín. El proyecto debía involucrar a las mujeres de la comunidad. La propuesta de que las mujeres jugarían con las pandillas era una idea descabellada para la mayoría. Solo que en la propuesta de Jürgen las reglas del juego cambiarían. No habría un árbitro pues el diálogo sería la forma para resolver los conflictos entre los jugadores, las mujeres tendrían derecho a anotar el primer gol de cada equipo -pues de otra forma nunca les pasarían el balón-, y no se ganaría por goles sino por valores.  

¿Cuál cree que es la importancia de la fundación para la mujer en Colombia?

La importancia del trabajo de Streetfootballworld en pro de las  mujeres transciende las fronteras del territorio colombiano. La lucha por los derechos de las mujeres es una causa global que debe ser abordada por todos. Unir las voces de varias fundaciones con la responsabilidad social de grandes empresas nos demuestra que solos llegamos rápido, pero juntos llegamos lejos. 

1

¿Por qué el fútbol se convierte en un espacio de lucha por los derechos de las mujeres?

El fútbol es un deporte tradicionalmente dominado por los hombres y en el que las niñas y mujeres deben luchar para conseguir un espacio de participación y reconocimiento. A pesar de esto, cada vez es más popular entre las mujeres, quienes desafían barreras culturales y sociales. Lograr que niños y adolescentes jueguen en equipos mixtos para hacer frente a los estereotipos puede cambiar radicalmente la manera como estos jóvenes ven la vida y el rol de la mujer y el del hombre.

Desde su experiencia, ¿qué cree que es lo más difícil que tienen que enfrentar las mujeres en sociedades como la colombiana?

Los estigmas y la violencia de género. Las mujeres crecemos convencidas de nuestra supuesta inferioridad basada en diferencias físicas y biológicas, que han trascendido para hacernos creer que la diferencia también aplica a lo intelectual, emocional y laboral. En comunidades vulnerables estos estigmas representan trampas para superar la pobreza, como quedarse en la casa cuidando a los hermanos menores en lugar de ir a estudiar, o dejar los estudios para ser una madre adolescente. 

¿Qué metas tienen por cumplir?

La inequidad de género y la discriminación siguen profundamente arraigadas y ampliamente toleradas en todo el mundo. Eso resulta en una lista devastadora y una cascada de costos sociales, económicos y de desarrollo a nivel mundial. Las investigaciones muestran que la inversión en las mujeres produce efectos mucho más allá de la persona. Una mujer joven multiplica el impacto de una inversión realizada en su futuro mediante la ampliación de los beneficios con el mundo a su alrededor. Construye una vida mejor para su familia y,  por ende, una comunidad más fuerte, una nación más estable, y un mundo más equitativo. Hoy hay más de 580 millones de niñas adolescentes y mujeres jóvenes en el mundo entre los 10 y los 19 años, de las cuales aproximadamente 90 millones se encuentran en países de bajos ingresos. Mi meta es trabajar para generar oportunidades que inviertan en el bienestar de estas niñas y generar conciencia en los grupos sociales poderosos.