Descubre la técnica para controlar los gases de tu bebé

Se trata de una condición muy frecuente en los bebés, que los indispone y los vuelve irritables.

La mayoría de los papás suele pensar que los gases y los cólicos son lo mismo, y no es así. Los primeros, explica el pediatra Carlos Velásquez, “son esencialmente un producto del tracto digestivo del bebé, y el cólico es un síntoma que refleja dolor por dilatación, que puede deberse a los gases o a otras causas. No todos los niños que presentan gases en exceso sufren de cólicos”.

 
¿Qué técnicas favorecen la expulsión de gases?
 
Acostarlo de vientre sobre el regazo y frotarle suavemente la espalda.
 
Acostarlo boca arriba y masajear suavemente con la palma de la mano, desde el borde de las costillas hasta debajo del ombligo, ejecutando varias veces la maniobra.
 
Acostado boca arriba, masajear con las puntas de los dedos de forma circular alrededor del ombligo, en el sentido de las manecillas del reloj.
 
Acostado boca arriba, tomar sus tobillos y llevarlos hacia arriba con las rodillas dobladas, presionando suavemente sus piernas contra el abdomen.
 
Evitar maniobras como sacudirlo o zarandearlo, y movimientos bruscos o golpes fuertes en la espalda. 
 
 
 
¿Por qué le dan gases?

Si bien la causa específica se desconoce, sí se sabe que la inmadurez del tracto digestivo, el uso de fórmulas lácteas, chupos, biberones, las condiciones genéticas y la dieta de la madre se relacionan con la aparición de gases y cólicos.

 

¿Los gases pueden alertar sobre un estado grave en la salud del bebé o, sencillamente, son una condición normal y frecuente de menor importancia?

Los gases se consideran un proceso normal en uno de cada cinco bebés, entre las tres semanas y los seis meses de vida. Sin embargo, si se acompañan de otros síntomas, como vómito frecuente o pérdida de peso, puede sospecharse de una enfermedad más compleja, por lo que debe ser valorado por un pediatra.

 

¿Por qué es importante que el bebé expulse los gases?

Porque se acumulan y generan dilatación de las vías digestivas, con dolor y molestia. Así, el bebé se torna irritable.

 

Consejo Mi bebé

La lactancia materna exclusiva hasta los seis meses disminuye, de forma significativa, la aparición de los gases. 

 

 

Foto: Istock.

776562

2016-07-07T11:30:52-05:00

article

2016-07-07T11:30:52-05:00

cromos

Redacción Mi Bebé

Maternidad y Bienestar

Descubre la técnica para controlar los gases de tu bebé

58

4108

4166

Temas relacionados