Nutrientes vitales para el cerebro de tu hijo

Que un bebé nazca sano se debe, en gran parte, a la buena nutrición de la madre. ¡Atención!

DHA (ácido docosahexaenoico)

Es un nutriente esencial de la familia de los ácidos grasos. Varios estudios han demostrado la asociación entre el estado de DHA de lactantes y el neurodesarrollo. Este ácido se encuentra en la leche materna pero, dependiendo de cómo se alimente la madre, puede estar presente en mayor o menor grado. 

De acuerdo con las recomendaciones, la demanda de DHA aumenta de 1,1 g/día para mujeres no embarazadas/no en período de lactancia a 1,4 g/día (1,400 mg/día) para mujeres embarazadas y 1,3 g/día (1,300 mg/día) para mujeres en período de lactancia. 

Las fuentes de ácidos grasos omega 3 incluyen pescado, nueces, semillas y aceite de linaza. Sin embargo, la dieta por sí sola puede no ser suficiente. 

 

Hierro

El hierro contribuye a la generación de los glóbulos rojos, que llevan oxígeno al cerebro y a todos los órganos en desarrollo. La ingestión adecuada durante el embarazo evita la anemia por deficiencia de hierro, una condición que aumenta el riesgo de parto prematuro, bebés con bajo peso al nacer y mortalidad infantil.

La cantidad diaria recomendada para la ingestión de hierro aumenta de 18 mg/día para la mayoría de las mujeres adultas no embarazadas a 27 mg/día durante el embarazo y 9 mg/día durante el período de lactancia.

 

Colina

La colina es un nutriente necesario para la formación de la membrana celular, la neurotransmisión, el transporte de lípidos y colesterol, la función renal y el metabolismo, en general. Es de especial importancia durante el último trimestre de gestación y los primeros tres meses después de nacer, cuando el ritmo del crecimiento cerebral humano se encuentra en su punto más alto.

Los requerimientos de colina en el embarazo y el período de lactancia aumentan, debido a que la colina del plasma de la madre es transportada al feto. La ingestión adecuada es de 450 mg/día durante el embarazo y 550 mg/día en lactancia.

 

Ácido fólico

El folato es un tipo de vitamina B, que se involucra en la biosíntesis del ácido desoxiribunocleico o ADN. Es importante para el desarrollo normal del feto, el cerebro y la médula espinal. La deficiencia crónica de ácido fólico puede ocasionar la formación anormal de los glóbulos rojos. La cantidad diaria recomendada de ácido fólico es de 400 mg/día para las mujeres no embarazadas y aumenta a 600 mg/día durante el embarazo.

 

Consejo Mi bebé

Durante la gestación, suplir las necesidades nutricionales en las dosis recomendadas garantiza un desarrollo del feto en óptimas condiciones.

 

Foto: Istock. 

776504

2016-06-29T11:14:53-05:00

article

2016-06-29T11:18:18-05:00

cromos

Redacción Mi Bebé

Maternidad y Bienestar

Nutrientes vitales para el cerebro de tu hijo

45

4271

4316