Moda infantil: ¿Niños vestidos de pequeños adultos?

Los límites que definen la moda infantil se borran cuando los atuendos que usan son una versión miniatura de los atuendos adultos.  
Moda infantil: ¿Niños vestidos de pequeños adultos?

En época navideña las vitrinas de los centros comerciales se convierten en una de las mayores distracciones. En ellas, los grandes diseñadores exhiben su mercancía para ser adquirida por variados precios. La ropa resulta uno de los regalos más llamativos. Los atuendos infantiles de las casas de moda extranjeras, expuestos en mini maniquíes, muestran una colección adulta, pero en versión miniatura; es ropa para niños, aunque a veces parezca extraño, pues resulta casi idéntica a su homónimo más grande.

Es entonces cuando la ropa de diseño nacional entra en escena haciendo un contraste definitivo ante las propuestas extranjeras de ropa infantil. La diseñadora colombiana Adriana Mejía, es la fundadora de Ramona Studio, un lugar de creación donde se especializan en la elaboración de piezas originales para niñas. Por otra parte Mónica Durán creativa de la marca MIC, realiza prendas coloridas basadas en animaciones y series de apogeo actual (como Ben10 o HelloKitty).

Como artistas nacionales, fomentan la importancia que está tomando el mercado del diseño colombiano con respecto a las grandes casas de moda internacionales. “La ropa infantil colombiana es muy elaborada y de buena calidad. Por otro lado la ropa extranjera tiene buen manejo del color” comenta Mejía.

La diferencia entre una tendencia y otra es notable. “ En Colombia hace falta investigación de estilos y de consumidores” afirma Alejandra Aranzazu, analista de moda de Indexmoda. “Nuestro país maneja tendencias lentas que generalmente se encuentran atrasadas. Se viaja a Londres o a Miami para comprar muestras que luego se traen. Al cabo de ese tiempo, que va de tres a cuatro meses, la ropa cambia y no es igual. Acá se tiende a ir a lo seguro, a lo básico y no hay interés de crear siluetas nuevas para la moda infantil, pues creen que ellos no tienen la necesidad de sentirse diferentes o de innovar” completa Aranzazu.

Caso contrario a la moda internacional donde Europa se mantiene a la vanguardia con piezas sofisticadas para niños. La elegancia rige su estilo, enmarcándolos como individuos capaces de tomar su propia decisión al momento de vestir.

Las grandes casas de moda realizan ropa para niños para satisfacer ciertas expectativas pensando a la vez en la opinión de los padres, siendo esto parte de una “estrategia de los grandes marcas, para hacer que sus papás compren la misma marca que a ellos les gusta. Así se genera una identidad en la familia” afirma la analista Alejandra Aranzazu.

Diseñar en ese caso para niño y padre resulta una tarea laboriosa y son las grandes casas internacionales como Zara o Dior las que se encargan de establecer los nuevos parámetros de vestimenta. Abrigos gruesos en tono negro que parecen remedar la sensación del invierno que con tanto rigor tratan de impregnar en las colecciones de Otoño. Una de las casas de moda más importantes, Giorgio Armani, define su colección 2010 ropa infantil como “la distinción meticulosa al detalle y de las forma. Es la definición del estado de ánimo en las calles”.

Las casas internacionales abogan por un estilo elegante lleno de detalles, mientras que las nacionales le apuestan a la comodidad ante todo.

 

Su hijo ¿qué prefiere? ¿La comodidad? ¿Ser el súper héroe que admira? ¿O acaso siente afinidad por un atuendo qué lo muestre más adulto? El mundo de la moda ofrece una variedad de opciones para reflejar lo que en el interior se quiere demostrar.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Tres consejos para aprender a combinar tu ropa

Sobriedad: atuendos en la posesión presidencial