Adolfo Domínguez y Pepa Pombo destellaron en la pasarela bogotana.

El vitalismo ecológico, el exotismo y la osada seducción, fueron las propuestas para la temporada otoño-invierno. Lina Cantillo cerró el primer día del Círculo de la moda.
Adolfo Domínguez y Pepa Pombo destellaron en la pasarela bogotana.

El diseñador español Adolfo Domínguez inauguró la pasarela bogotana con una colección que se destaca por los colores vivos en estampados y complementos, inspirados todos ellos en una serie de pinturas de hormigas realizadas por su hija y directora creativa, Tiziana Domínguez.

“Las hormigas me interesan mucho porque es una especie muy exitosa, igual que el ser humano, y positiva para el medio ambiente, mientras que nosotros como humanos somos menos positivos” , explicó Tiziana, quien se definió como ecologista, un valor que le inculcó su padre.

Las prendas se imprimen con el vitalismo de los tonos azules, rojo, beige, amarillo y multicolor, una paleta de colores que no suele abundar en la tradicionalmente fría temporada otoño-invierno. Pantalones amplios de talle alto, con cinturas marcadas, siluetas inspiradas en la década de los setenta, son los estilos que Tiziana y Adolfo Domínguez proponen con poética sencillez para la mujer, otorgándole calidez y originalidad.

También faldas y vestidos fluidos por debajo de la rodilla, acorde con la moda mundial de bajar los largos, y que la firma se atreve a combinar con chalecos acolchados, lo que origina un llamativo choque de volúmenes.

Entre los materiales abunda el uso de la triple organza de seda, la lana cocida y el crepé, mientras que en los complementos mandan las botas, botines y zapatos con plataforma oculta. Para el hombre proponen un aspecto un poco más conservador, aunque sin perder el toque casual, con parkas y abrigos de corte militar, así como chaquetas entalladas, americanas de lana metálica y pantalones mostaza y mandarina.

Los tonos grises prevalecen en las prendas masculinas, con botas como principal accesorio, profundizando en el aspecto guerrero.

 Tras el desfile de Adolfo Domínguez comenzó el de la diseñadora colombiana Mónica Holguín, hija de Pepa Pombo, quien se inspiró en la mujer viajera que todo lo quiere presenciar y que vive en continuo movimiento para crear la colección femenina “cool exotic”.

Holguín combinó siluetas estilizadas con otras rectas y largas en faldas, abrigos y vestidos que se complementan con “tops” y chaquetas rebosantes de color Sus vestidos y jersey de cuello ornamentado con elementos decorativos como cordones y argollas recuerdan a los tocados de las reinas del Antiguo Egipto En su colección predominaron diferentes tonalidades del azul, contrastado con toques de color morado, rojo, gris y arena.

La diseñadora apostó por accesorios intercambiables, que se adaptan a la versatilidad necesaria en la vida de una mujer viajera. Por último, la diseñadora colombiana Lina Cantillo se inspiró en la personalidad rebelde y romántica del legendario “Don Juan” , conocido mundialmente por sus irresistibles dotes de seducción. Cantillo propone a los hombres texturas lisas, lustrosas y también suaves, teñidas en color negro, blanco, gris, azul marino y beige, con toques de mostaza y marrón, que reafirman la sensualidad masculina.

Las siluetas oscilan entre la holgura y lo ceñido, en materiales como el nilón, la seda, el algodón satinado en lycra, las medias en cachemira y los tejidos hechos a mano. Los jerseys de cuello vuelto a rayas y las bermudas por encima de la rodilla terminan de dar originalidad a la “cruise collection Don Juan” de Cantillo.

 

últimas noticias

Tres consejos para aprender a combinar tu ropa

Sobriedad: atuendos en la posesión presidencial