Amistad y androginia en el segundo día del Círculo de la moda

Propuestas por parte de la Escuela Arturo Tejada, de las diseñadoras colombianas Sandra Cabrales y María Luisa Ortiz marcaron el segundo día de pasarela.
Amistad y androginia en el segundo día del Círculo de la moda

Las jovenes promesas del diseño colombiano se tomaron las pasarelas de la décima edición del Círculo de la Moda de Bogotá. Con diferentes inspiraciones, los modelos exhibieron diseños que iban desde los oscuros tonos góticos, hasta prendas brillantes metalizadas. De esta manera la Escuela Arturo Tejada se hizo presente con propuestas contundentes.

Sandra Cabrales con su colección titulada “Las doncellas salen a la calle” , presentó prendas andróginas y patrones desestructurados, con una clara influencia de la sastrería masculina tradicional, que se rompe hasta conseguir un efecto desaliñado y donde los hilos a la vista sirven como elemento decorativo.

Cabrales apuntó que fusionó ese aspecto andrógino con otro más femenino gracias a las flores de seda natural de los complementos de su colección. Con siluetas desenfadadas, consiguió prendas relajadas y fluidas, donde los materiales predominantes son paños de lana con tela dakota y los tejidos pet, que se elaboran con plástico reciclado y algodón.

“Soy vegetariana desde hace treinta años y parto de la no violencia” , explicó Cabrales sobre su apuesta por las telas ecológicas. Los grises café, azul y cereza fueron los colores elegidos por Cabrales, que complementó con el fucsia, el rojo y el rosado para dar un toque de alegría a las prendas.

Por su parte, María Luisa Ortiz quiso rendir un homenaje a sus amigas y clientas con una original propuesta. “Con un fondo de inspiración de los años setenta invité a veintidós amigas para que fueran parte de la colección y cada una, con esa inspiración y con un colorido y unas telas que yo escogí con anticipación, eligió qué atuendo quería” , indicó Ortiz.

Los modelos que salieron de esa iniciativa fueron de lo más variado, desde vestidos largos hasta los de encaje, pasando por pantalones de campana. “Las siluetas se ajustaron al cuerpo y la personalidad de cada una de mis amigas, siguiendo las pautas de los setenta que era una silueta en triángulo, de arriba más pequeño y abajo más amplio” , señaló la diseñadora.

Los materiales que utilizó Ortiz para vestir a sus amigas fueron la lana, el poliéster, el tejido de punto con lycra, paños, encajes y las telas satinadas. En cuanto a la paleta de colores, optó por el café, el morado, el berenjena, los púrpuras cercanos al fucsia, los naranjas intensos y el verde neón. Los zapatos de dos colores en charol, con la parte delantera en un tono y el tacón en otro, fueron su apuesta para los pies.  

 

últimas noticias

Tres consejos para aprender a combinar tu ropa

Sobriedad: atuendos en la posesión presidencial