La moda brasileña en la pasarela de Florencia, cosmopolita, alegre y enérgica

Hasta ahora, la moda brasileña olía a samba y a frutas tropicales, sin embargo ahora es cosmopolita, alegre, enérgica y con gran conciencia ecológica, a juzgar por lo que se ha visto en Pitti Uomo 80.
La moda brasileña en la pasarela de Florencia, cosmopolita, alegre y enérgica

"Los nuevos diseñadores brasileños huyen de los tópicos de Brasil, pero mantienen la esencia de sus raíces con un nuevo lenguaje y una extraordinaria energía", ha explicado la consultora de moda Helena Montanarini.

En el marco de Pitti W, el observatorio de la moda femenina dentro de la feria Pitti Uomo, diez jóvenes diseñadores brasileños han presentado un fabuloso concierto de piezas para la mujer alejadas de la más rabiosa actualidad, "todas ellas muy funcionales y ponibles", ha añadido Montanarini.

"Amo hacer zapatos con alma y gran personalidad, que no tengan fecha de caducidad, odio trabajar bajo la presión de las tendencias", ha explicado Cristinao Bronzatto, propietario de la firma Louloux, quien apuesta por zapatos artesanales, exclusivos y muchos de ellos fabricados con materiales reciclados.

En su colección se han visto diseños con mucho color elaborados con tiras de charol, estampados de leopardo y cordones de diversas texturas.

A base de espinacas, café, té y eucalipto, entre otras plantas, Vanessa Montoro tiñe los hilos de seda con los que teje a mano extraordinarios vestidos, faldas y jerséis.

"Son prendas atemporales, aunque procuro salpicarlas con alguna nota que haga referencia a las tendencias", ha señalado la diseñadora, que desde hace siete años posee una empresa artesanal en la que trabajan 20 mujeres.

Los precios de estas prendas asciende a unos 2.000 euros, "pero están justificados. Una mujer tarda en tejer un vestido casi un mes", ha explicado Vanessa Montoro.

Con seda mezclada con bambú y silicona con yeso, Gilda Midani ha preparado una colección atemporal, en la que el confort prima sobre el lujo. "Los colores son muy importantes sobre todo a la hora de trasmitir energía. El negro ayuda a concentrarla", ha explicado.

Por su parte, Víctor Dzenk se ha inspirado en la flora del Amazonas para elaborar un vistoso estampado que le han servido para confeccionar vestidos cortos y largos repletos de color y con patrones muy sofisticados.

"Los estampados atrevidos, las siluetas marcadas y el color son mis señas de identidad", ha señalado Dzenk.

Andrea Viera, hija de la prestigiosa diseñadora brasileña Patricia Vera, apuesta por prendas jóvenes, con reminiscencias de los años 70.

"El cuero, tintado en tonos tan atractivos como el amarillo mostaza, el verde menta, el azul o el morado, es el único material que se ha utilizado para hacer la colección", ha afirmado Viera, directora de la firma Pat Pat's.

Delicada, coherente y tranquila es la propuesta de la firma Muggia, donde se ha visto prendas desestructuradas, camisas con detalles de "pailettes" en los hombros y tirantes a modo de cuellos camiseros.

También ha presentado originales complementos como bolsos, diademas y collares, entre los que llaman la atención anillos solitarios realizados con tela de algodón.

Bordados exquisitos y alegres volantes son el hilo conductor de la colección de Isabela Capeto, que ha presentado vestidos con estampados florales y rayas con una silueta que marcaba la cintura, unos por encima de la rodilla y otros con largo al tobillo.

La estilista Marianna Arnizaut ha traído a Florencia una original colección de accesorios que recrean el mundo del fútbol. Entre todas las piezas sobresalían vistosos bolsos a modo de balón y colgantes con formas de silbato.

Los bañadores y lo biquinis han llegado de la mano de Clube Bossa, firma que apuesta por adornar los trajes de baño con drapeados y lazadas.

Todos los diseñadores han asegurado que se siente muy "orgullos" de representar a Brasil, país invitado en la edición 80 de la Pitti Uomo, la feria más importante de las tendencias masculinas.