París presenta las opciones veraniegas 2012

Una docena de desfiles de colecciones masculinas se exhibió en la capital francesa, entre ellos Dior Homme junto con Kenzo; colecciones monocromáticas y coloridas.  
París presenta las opciones veraniegas 2012

Sobre la pasarela de Dior, estructurada en forma de elegantes salones creados por un día en el interior del Tennis Club de París, el modisto belga Kris Van Assche siguió explorando la fluidez en la indumentaria masculina.

Sobre una paleta de azul petróleo, verde, gris, beige y marrón, con gran abundancia de blancos y, hacia el final del desfile, también de negros, para americanas cortas, con solapas muy finas, sobre camisa sin cuello o camiseta.

Los pantalones, holgados, de tiro bajo, más estrechos a medida que se acercan a los tobillos, solían cerrarse con una pequeña vuelta justo a la altura en que terminaban los botines, oscuros, en los mismos tonos que los grandes sombreros por los que Van Assche volvió a mostrar esta temporada gran interés.

Entre el público, el modisto alemán Karl Laferfeld, director artístico de Chanel e histórico seguidor de la línea Dior masculina, fue una de las grandes estrellas que acudieron a disfrutar de sus conjuntos monocolores y bicolores para la primavera-verano 2012.

Por su parte, con un desfile terminado bajo una lluvia final de pompas de jabón, el modisto sardo Antonio Marras trajo con Kenzo el color, la ligereza y un optimismo vital con el que quiso reflejar "la calma de la naturaleza", sus pájaros, el perfume de jazmín o el reflejo del sol en el agua.

Todo un programa traducido en trajes fucsia, turquesa, burdeos, verde vivo, amarillo, marino y también blanco, en conjuntos con estampados marineros de rayas y cuadros blancos/grises y marino, y vistosas flores hawaianas.

Además del color, de los blancos y los grises estivales, entre las principales propuestas Kenzo del verano que viene destacó el pantalón hasta las rodillas y, en especial, el traje-bermudas, construido con americana sobre camisa floreada o camiseta a rayas.

El calcetín hasta la media pierna, muy visible, a juego o en contraste con el conjunto que acompañe, siempre sobre sandalias o calzado ultraconfortable, prometió convertirse en una prenda estelar.

Como es ya tradición, la visión Kenzo del hombre ideal fue viajera, aunque, en contraste con lejanas exploraciones pasadas, para 2012 Marras pensó en unas simplemente deliciosas vacaciones en Hawai, la Costa Azul, Palm Beach o en "las islas de Europa del Sur".

El lugar elegido para lanzar esta oda estival con burbujas fue el bello patio cubierto del Líceo Carnot, en el bulevar Malesherbes, bastante lejos de los enclaves habituales de la moda parisiense y a una hora relativamente temprana.

El modisto de Cerdeña inspiró su etéreo himno a la dulzura y el buen vivir, a la inherente libertad que ofrece el tiempo libre, en la "época feliz" de la última década de los 60.

No muy lejos en el tiempo de esos mismos eclécticos años 60 que anoche, teñidos de Por Art, invadieron la pasarela de Bill Gaytten, nombrado oficialmente nuevo director artístico de John Galliano.

La firma en la que este arquitecto de formación fue durante más de 23 años el brazo derecho de John Galliano, su titular y también ex director artístico de Dior, despedido el pasado febrero de manera fulminante tras aparecer ebrio en un vídeo lanzando insultos nazis y racistas en la terraza de un bar de París.

En el terreno de las fiestas, el calendario oficial del sábado noche proponía entre otras manifestaciones la organizada por el diseñador jordano Rad Hourani, y el sexto aniversario del Club del Sandwich, con una velada sobre el tema "forbidden fantasies".

También en la agenda oficial, desfilaron las creaciones de Bernhard Willhelm, Wooyoungmi, Hermès, Raf Simons, Damir Doma, Smalto, Maison Martin Margiela, Petar Petrov, Hermès, Raf Simons y Cerruti.

Firma ésta última que tomó su sede histórica, en la plaza de la Madeleine, para presentar sus trajes ajustados, estampados a veces en tonos claros, en una paleta variada de azules, del más claro al más oscuro, con toques blancos y negros, y juegos de transparencias.

La inspiración buscó aquí un lujo discreto, tan evidente como natural, no estructurado, levemente atrevido y confortable

 

últimas noticias