Aprenda a llevar prendas negras con estilo

En 1959 se publicó este artículo que le contaba a las mujeres cómo prendas de color negro. Muchos de los consejos aplican para nuestra época.
Aprenda a llevar prendas negras con estilo

Edición 2.211 de 1959

Esta noticia, que viene de Francia exclusivamente para CROMOS, hará feliz a más de cuatro mujeres, sobre todo a las bogotanas, que aman el negro por encima de cualquier otro color.

Y como no pueden prescindir de tener en el guardarropa alguna prenda negra, es importante tener en cuenta esto:

• Un abrigo negro, siempre muy elegante, debe ser confeccionado en paño fino; servirá para muchas ocasiones: comidas, té después de las seis, una visita de pésame, un concierto.

• Si prefiere un vestido sastre, escoja un modelo audaz, para que esté de moda más tiempo y para que se vea mejor. Con él estará divinamente en tés informales, en funciones de teatro (no de noche), en ceremonias solemnes. No olvide elegir un paño fino y un modisto famoso.

• Una bata negra complementará su vestuario. Si es de manga larga y sin escote le servirá para ocasiones de día, y para ceremonias sencillas e informales de noche. En este caso, como en los anteriores, lo importante es la calidad de la tela y la hechura.

• Es necesario acostumbrarnos a pensar que un vestido largo, para que luzca bien, tiene que ser fino y original. El paño negro se deteriora más que los otros, porque la luz lo decoloriza y lo vuelve verde o gris; y una hechura sin gracia, sin personalidad, lo convierte en una especie de hábito, con el cual pasaremos completamente desapercibidas, aunque no siempre queramos que esto nos suceda.

No solamente es necesario saber cuándo se usa el vestido negro, cómo se debe llevar y dónde se debe lucir. Es indispensable tener muy en cuenta la calidad del material y las cualidades de la hechura.

Con un vestido negro, toda mujer de más de 25 años está segura de aparecer correctamente vestida, después de las seis de la tarde.

Esta regla de oro, “saberse vestir”, la conocen muchas mujeres, y en Francia, el centro de la moda, esto es una especialidad, como la champaña y los perfumes. Y para satisfacer los deseos de las clientes exigentes, y a despecho del desenfreno de colores a que hemos asistido durante varias temporadas, los grandes modistos presentan, imperturbablemente, en sus colecciones, una serie de trajes negros, que son para la tarde, realmente elegantes.

¿Pero para qué tarde? ¿Y qué clase de negro?

No hay, desgraciadamente, un vestido universal. Pero si usted piensa comprar o renovar para esta temporada el vestido negro de su guardarropa, tenga bien en cuenta estos tres puntos: ¿Dónde lo llevará? ¿Cuándo lo llevará? ¿Cómo lo llevará?

1- Si necesita un traje que no se pondrá jamás antes de las seis de la tarde, pero que tiene que servirle para una comida sencilla, en casa de amigos o en restaurante, para ir a ciertas funciones de teatro, bailar, o una reunión después de la comida, para reuniones formales, si usted necesita “un vestido”, que le sirva para todas sus salidas de noche, podrá llevar con placer uno:

• Descotado muy discretamente o al ras del cuello;

• Sin mangas;

• En muselina, en crespón, o en etamina de lana;

• Con falda amplia, si baila a menudo.

Los brazos desnudos son muy “vestidores”, si usted se encuentra al lado de mujeres descotadas. El cuello al ras la hará aparecer sencilla, mucho más si está cerca de damas con traje sastre o con mangas largas.

El modelo de Dior, en muselina, con falda de volantes, es exactamente en el que puede inspirarse para elegir el suyo.

2- Si sus comidas no son en general muy de etiqueta, pero a las cuales no puede ir tampoco en jersey, si tiene a veces reuniones en la tarde, o por casualidad una fiesta muy elegante, usted utilizará encantada un traje:

• En paño muy fino;

• De falta estrecha;

• Con mangas tres cuartos;

• Descotado a ras de cuello y “aclarado” por un gran collar.

El modelo de Cardin, en delicada tela de lana que publicamos, es el ideal, para su caso.

Se podría tener también, para esas ocasiones, un sastre en terciopelo negro, pero no vaya a comprarlo si usted sale a bailar a menudo porque será desgraciada si baila con el saco puesto, se morirá de calor, y sin el saco se verá muy mal.

3- Si busca un vestido que no usará jamás antes de las ocho de la noche, y si todas sus salidas son francamente “elegantes”, usted podrá llevar con placer un traje descotado, hecho en lanilla muy fina, en crespón, o en seda gruesa.

En este año triunfa el tafetán, abullonado, aunque no es una tela que se “presta” pues se afloja en las costuras y es muy difícil de ejecutar en los modelos ajustados. Pero es muy linda. Observen el modelo de Dior (3) de estas páginas.

4- Si desea un traje netamente “vestidor”, pero que no quiere y puede descotar usará:

• Boleros o enchapes de terciopelo de seda;

• Vestido largo de tafetán

El tafetán es muy juvenil pero aparentemente duro. El terciopelo negro es más frágil, pero más insinuante.

5- Si sale a comer, especialmente donde amigos, tenga cuidado con las faldas estrechas y muy cortas. Pasará la velada tirando su falda y se sentirá poco confortable y desgraciada.

En todo caso, ensaye delante de un espejo antes de comprar un vestido con estas características y ya verá…

6- Si le gusta el estilo muy sofisticado, ensaye vestidos ajustados en la lanilla o en terciopelo, muy descotado y de manga larga.

7- Si quiere hacer notar que ha comprado un vestido negro, escoja entre:

a. Una túnica, como aquellas realizadas por Chanel. Es muy elegante… pero un poco ingrata en negro. Si usted se encuentra en medio de otras mujeres, con los brazos desnudos, o con trajes de terciopelo, se sentirá, según su edad, viuda o huérfana;

b. Los sacos con mangas abombadas, como los que presentamos, creados por Nina Ricci; el uno en lanilla, descotado en la espalda, el otro en faya. Pero piense antes, si tiene un abrigo entre el cual pueda meter esas mangas.

8- Cualquiera que sea su traje negro, usted modificará su apariencia, con los accesorios:

• Lo hará menos vestidor con un cinturón de cuero, si es para cinturón;

• Con joyería de oro o falsa, o de colores;

• Con accesorios nacarados o marrón.

Y lo hará más vestido con:

• Cinturón de gamuza o de raso;

• Accesorios blancos;

• Perlas abundantes y diamantes discretos.

9- Si el color negro no le va muy bien, ensaye el azul media noche, es decir el azul marino, casi negro, con accesorios blancos o verde crudo.

10- En fin, si el sol brilla cerca si aún está tostada, si no está desesperada por tener traje negro, no lo compre todavía. Espere a que su piel aclare. Entonces puede ambicionar el negro

 

últimas noticias

Tres consejos para aprender a combinar tu ropa