Las integrantes del jurado Premios Cromos de la Moda 2011

Gloria Saldarriaga, Vera de Tcherassi y Chía Jaramillo son jurados de los Premios Cromos de la Moda 2011. Ellas tienen la importante misión de escoger lo mejor de la moda de este año  
Las integrantes del jurado Premios Cromos de la Moda 2011

Gloria Saldarriaga, la moda es diversión

Esta paisa, no sólo conoce  en profundidad el tema del arte y la moda, sino que es considerada una de las mujeres  colombianas más elegantes y mejor vestidas.

Diseñadora gráfica, exmodelo y vinculada desde hace muchos años al mundo del arte (junto a su difunto esposo, Juan Gallo, fundó la galería Alcuadrado en noviembre de 2003), Gloria Saldarriaga posee una visión particular sobre un mundo que, en ocasiones, puede parecer exclusivo. “La moda es diversión”, dice. Así de sencillo. Para ella, el asunto es fácil: a la moda hay que sacarle gusto y tratar de ir más allá de las marcas o los estratos. Y para eso es importante tener actitud.

Contrario a lo que pudiera creerse, a Gloria poco le preocupan los rótulos que, con relativa frecuencia, la encasillan dentro del grupo de mejores vestidas. La realidad es que a ella esas cosas la tienen sin cuidado: al final –asegura– lo importante es pasarla bien, dejar de preocupa–rse por la pinta que hay que ponerse al otro día y, lo más importante de todo: ser espontánea.

“Para esta edición de los premios vamos a tener en cuenta un factor importante: así como sucede en el arte, los ganadores van a tener que presentar algo que sea una experiencia memorable; debe haber al menos un ingrediente así en lo que veamos”, explica.

Su experiencia como jurado de los Premios Cromos ha resultado grata. “Ha sido algo muy bonito –asegura–. Yo estoy muy metida en el mundo del arte y pienso que la moda está en el borde de ese límite”. El hecho de recorrer el país analizando las tendencias de diseñadores consagrados y de nuevos talentos y la posibilidad de seguirse moviendo en este mundo como pez en el agua, son cosas que la divierten. Y eso, para ella, es la moda.

Vera de Tcherassi, el secreto detrás de Silvia

No solo es la socia de su hija, es la que le aporta la experiencia y sabiduría. Es también la base creativa de una de las  marcas más reconocidas del país.

Al ver a Vera de Tcherassi queda claro que el talento de su hija Silvia, la prestigiosa diseñadora, viene de los genes. Esta dama barranquillera, a sus 68 años, es una autoridad en el tema, así ella misma no lo quiera reconocer. “Yo solo soy la socia de Silvia”, admite.

Pero quienes han visto a madre e hija trabajando en llave, aseguran que detrás del triunfo de Silvia están el talento y la intuición de Vera. Hace cerca de 20 años, cuando su hija intervenía camisetas y probaba con toda suerte de combinaciones, Vera, que por entonces era gerente de un banco, se sintió atraída por la exploración artística de Silvia.

Con una sensibilidad a flor de piel que tal vez nunca había explorado, decidió secundarla en la aventura del diseño. Dejó su puesto de gerente y le dio rienda suelta a ese gusto por la estética.

Cuando se le pregunta por qué es considerada un referente en la moda, no teme revelar su secreto: “Es mi actitud ante la vida. Mi secreto es ser feliz. No tengo edad ni calendario”. Semejante vitalidad despierta envidia. Mientras Silvia y su esposo se dedican a la firma desde Miami, Vera está al tanto de la producción en Colombia. Desde el comienzo hasta el final. Lo que más le gusta es comprar las telas. “Es un mundo mágico”, repite, porque disfruta explorando fibras, texturas y brillos. Con su designación como jurado de los Premios Cromos de la Moda 2011, Vera ha recorrido las ferias de moda del país. “En un honor, un privilegio”.

Chía Jaramillo, El toque sereno

Es la académica del jurado.  Experta en mercadeo de moda y una de las colombianas que más sabe de este tema.  Esta antioqueña ha asesorado a las principales empresas del país en materia de moda.

Chía Jaramillo heredó la vena artística de su mamá, Luz María Toro. Creció en un hogar rodeado de sensibilidad hacia la decoración, la culinaria y la costura, una práctica que aprendieron tanto ella como sus hermanas desde que eran apenas unas niñas. Cuando tuvo oportunidad de escoger, se inclinó por la Academia Superior de Artes, donde inició una carrera relacionada con la arquitectura, el diseño y la decoración. Más adelante se fue a Europa a hacer estudios sobre diseño conceptual.Lo suyo es el mercadeo de moda. A partir de un trabajo detallado de observación, identifica necesidades y percibe tendencias y gustos de los diferentes grupos sociales que están involucrados. “La moda es una herramienta de manifestación. Detrás de tu vestuario e indumentaria hay una historia. Los significados se van conectando con conceptos para crear propuestas con sentido”.Esta antioqueña, madre y ejecutiva, que trabajó durante diez años vinculada al sector textil y de moda, es también docente universitaria en la Colegiatura Colombiana de Diseño y consultora independiente de moda. Su especialidad la ha llevado a trabajar en países como República Dominicana, México, Venezuela, Panamá, Ecuador, Perú y Chile.

“La experiencia en los Premios Cromos ha sido maravillosa. Ha resultado muy enriquecedor ir a las ferias con un compromiso específico. Además ayuda a que descubramos potencial”, dice. Luego de 25 años de una labor incansable en el ámbito de la moda, ahora quiere dedicarse a aprender a través de los viajes. Algo que hará el próximo año.  

 

últimas noticias

Tres consejos para aprender a combinar tu ropa

Sobriedad: atuendos en la posesión presidencial